8 oct. 2012

8 de octubre de 2012: día uno

Eso, que ahora toca seguir, recomenzar y esperar que el presidente entienda que no se trata de una hacienda ni de un cuartel, sino de un país que pertenece a todos los venezolanos, piensen como piensen.
Ha sido una noche intensa y Henrique Capriles Radonski ha hecho un excelente trabajo, le ha dado visibilidad a los que según los más encendidos discursos del presidente no existimos o somos escuálidos o majunches o apátridas. No: Somos venezolanos, como él y, como él, tenemos derechos y deberes para con nuestro país. El primero de ellos, procurar una convivencia pacífica.
Inseguridad, corrupción y educación: Si el presidente no aborda estos problemas con soluciones eficaces, sólo estará alargando la espiral de caos a la que nos enfrentamos. Por favor, señor Presidente, deje los problemas del planeta a un lado por unos años, deje que sean los de la Liga de la Justicia (Superman, la Mujer Maravilla, Linterna Verde, et al) los que los resuelvan, por lo menos hasta que esté seguro de que los problemas que acucian a Venezuela van por el buen camino de la resolución.
Pongamos que ahora comienza el día uno; uno para resolver los problemas que han esperado tanto tiempo; y uno para emprender el camino para convencer a una mitad y otra de que unidos estamos mejor cuando se trata de los asuntos esenciales.
Que vengan las ideas y que la ideología se quede en los libros de Historia.

No hay comentarios: