6 may. 2011

Cincuenta buenas noticias


Mis estimados Paz y Miguel Díez han preparado para la editorial Cátedra la antología comentada Cicuenta cuentos breves, con un prólogo de Luis Mateo Díez y una lúcida introducción de ellos.
Esta antología está formada por cincuenta cuentos breves de autores europeos y americanos -con evidente predominio de los que escriben en español-, pertenecientes a los siglos XIX y XX,
nos dicen en la introducción y hacen algo más que a mí me ha parecido absolutamente esclarecedor: perfilan la única definición de cuento que a mí me parece válida:
Con todos los matices y salvedades que se quiera, la brevedad es la característica más importante del cuento, la verdaderamente esencial, porque, en definitiva, ella es la que compendia todas las demás y las determina y la explica.
Se puede decir más alto, pero no más claro.

Además es una antología comentada: de cada relato (de Bierce, de Poe, de Darío, de Blasco, de Valle, y así hasta 50) se puede leer un comentario en la segunda parte del libro, lo cual convierte al volumen en un librito perfecto para estudiantes y lectores que se inician en el mundo adictivo de la ficción.

Tengo la alegría, agrego un nuevo además, de que los antólogos me han invitado amablemente a hacer el comentario del texto de uno de nuestros mayores creadores, José Antonio Ramos Sucre, La alucinada; y aquí surge una pregunta, ¿es la literatura de Ramos Sucre poesía o narración? Yo he leído su texto como un cuento y he descubierto -asombrado- que se trata de una fábula al uso pero con final infeliz, como corresponde al espíritu del bardo cumanés. Queda la discusión abierta y la invitación para que disfruten del texto ramosucreano.

También hay un cuento del gran Ednodio Quintero, Venganza, así que en la antología figuran dos venezolanos, lo cual no está nada mal.

En definitiva, una gran noticia la de esta novedad, que yo espero que tenga una larga andadura, sobre todo frente a los ojos de los adolescentes.