12 jun. 2011

Los oficios del libro


Ayer, 11 de junio, se presentó, en un encuentro breve y entrañable, Los oficios del libro, antología de relatos en torno a esta pasión que convoca a tantos quijotes, los que no se cansan de batallar contra cuanto molino de viento se ponga enfrente y se ponga cómico. En este caso, los editores fueron los propios alumnos del Máster de Edición de la Universidad Autónoma de Madrid patrocinado por la editorial Versus, dirigido por Eduardo Becerra, ese incansable lector, ensayista, investigador y promotor cultural venido de la mítica Haro. Estos chicos han demostrado que aquel que es profesional en lo suyo, lo es desde el principio y sin aspavientos -han aparecido cuatro títulos más junto a este de que hablo, así que no se trata de la flor de un día.
Fuimos 32 los autores invitados a colaborar con textos en torno al asunto, entre los que se encuentran varios de los que hoy en día se consideran la vanguardia literaria en español; yo, contento de estar entre tantos buenos escritores, les envié La manzana de Nietzsche, relato que había permanecido en mi computadora hasta ahora, y que le da título a mi cuarto libro de relatos, aún en los pañales de lo inédito. El trabajo de edición de este relato le correspondió a Alfonso Castelló, un chico al que le auguro un brillante futuro como editor, porque ya apunta las maneras inteligentes y sensibles que todo buen editor necesita. Incluso hizo labores de curator -y de traductor de poesía- ayudándome a que el relato llegara de la manera más limpia posible -gracias, ¡y qué gustazo trabajar en estas condiciones!
¡Larga vida, pues, a Libros de la Ballena, el nuevo sello que emerge en el mapa astral del mundo editorial español!

PS. Este no es el primer cuento de mi libro inédito que ve la luz, pues un hermanito suyo, El alfabeto del profesor Chomsky hace poco ha conocido las delicias del papel en la revista Rio Grande Review, gracias a los oficios de Daniel Centeno, como pueden comprobar si pinchan donde dice aquí, aquí, aquí, o adiós, adiós, adiós.

No hay comentarios: