16 feb. 2011

El sueño de los gustos

Hoy, regresando a mi casa, me lo topé dormidito en su vitrina, pero no era una tienda de animales...

2 comentarios:

NESTOR MENDOZA dijo...

Qué plácida se ve la muerte del cerdo en la vitrina.

Otra cosa, ¿Los cochiños sueñan?.

Buena entrada amigo Juan. =)

La Mancha dijo...

No sé si sueñan, Néstor; habrá que parafrasear a Bradbury, ¿sueñan los cochinos con chicharrones eléctricos?
Saludos!
Juan Carlos