28 jul. 2010

Un animal protesta

Cuando los dioses crearon el mundo, todos los animales los aclamaron.

Sólo uno protestó:

— Putos dioses —dijo.

Pero los dioses no le hicieron caso y siguieron con la creación.

—¡Putos dioses! —dijo rojo de ira.

Entonces los dioses, aburridos de sus lamentos, dejaron lo que estaban haciendo y lo encararon:

—¿Por qué te quejas?

—¡Putos, putos! —decía el animal.

Y los dioses no entendían.

—¡Putos! ¡Putísimos dioses! —siguió gritando el animal rojo, azul de la ira, mientras se escondía en su refugio verde y seguía durmiendo, los ojos abiertos, el pijama puesto.