19 feb. 2009

365. Boing


Es el sonido que se usa el los dibujos animados para cuando algo rebota, generalmente contra una superficie elástica, pero también puede ser el asfalto, pero nunca el fondo de uno de los precipicios por los que cae el coyote, porque siempre suena un lejano ¡pooof! En Venezuela, muchas veces la cabezas de algunos sirven para hacer ¡boing!
leer más
    No encuentro otra explicación para este "autosuicidio", como habría dicho en su momento Carlos Andrés Pérez, el gemelo de Hugo Chávez. Que más de cinco millones de personas entiendan las aviesas intenciones del presidente de Venezuela al querer perpetuarse en el poder produce alivio; pero este alivio desaparece muy pronto cuando constatas que ¡más seis millones! son lo suficientemente irresponsables como para no darse por enterados. La democracia, único sistema que tiene botón de autodestrucción con forma de urna electoral (por algo las llamarán urnas...), permite que sus más enconados enemigos lleguen al poder desde donde pueden desactivarla. Si no, piensen por un momento en la clase de elementos que dirigen las isntituciones y rodean a Chávez: Tibisay Lucena (CNE), Cilia Flores (Asamblea Nacional), Clodosbaldo Russián (Fiscalía), Alberto Muller, Jorge Rodríguez, Mario SIlva (PSUV). Y porque me da pereza nombrar a la lista de parásitos y resentidos que dirigen algunas instituciones culturales del país...
    Boing: es el sonido que se oye cuando los nudillos de la democracia percusionan sobre las cabezas de estos sinvergüenzas.
    Qué tristeza, vale.