15 ene. 2009

362. "Israel ha pedido perdón a la ONU por el ataque...

...y sostiene que milicianos palestinos atacaron a los soldados israelíes desde allí". Dice el periódico. Hoy. Más muertos. Más violencia. Más violaciones de leyes internacionales.
Y al gobierno de Israel sólo se le ocurre decir "¡Ah, la verga! ¡Si era un edificio de la ONU! Pero que sepan que los de Hamas[es verdad, ni muchísimo menos son unos santos] son los culpables por utilizarlos a ustedes de escudos humanos". Sólo se le ocurre lamentar el error. Que no volverá a pasar. Lo juran.
Que yo sepa (aunque, ¿qué puede saber uno sólo leyendo periódicos?), Hamas gobierna en Palestina no sólo porque el pueblo los eligió, sino porque el gobierno de Israel aprobó su elección: ¿Y entonces? ¿Son asesinos o no?
Entre muchas reflexiones (y la tristeza de ver niños muertos, heridos, mutilados; niños, da igual si se estudian la Torá o miran hacia la Meca), tengo una recurrente (o dos):
Qué poquito tiempo tuvo que pasar para que los gobernantes de Israel olvidaran el horror de Auschwitz, la angustia de los cristales rotos, las estrellas de David cosidas a las camisas... qué poquito para olvidar que hace nada sus padres y abuelos eran Gaza.
¿Y el Consejo de Seguridad -que se supone nos mantiene a todos en paz- no va a hacer nada, no va a sancionar al gobierno de Israel? ¿Estados Unidos no sabe/no contesta?
En fin, una locura que va cobrando fuerza cada día; hablan de diálogo de paz, de alto al fuego mientras siguen disparándose de lado y lado, como si dijeran "suelto el gatillo si lo sueltas tú primero" -esto es de locos.
Y nos puede costar mucho a todos.
Y ya ni siquiera se puede pedir que paren el mundo para bajarse, porque lo que nos espera es un hueco negro en el centro de la galaxia...

5 comentarios:

merche grosso dijo...

...es tan cruel el parecido escenográfico de las imágenes Hollywoodienses de los últimos días del Ghetto de Varsovia y las imágenes de CNN de lo que queda de Gaza.

hatoros dijo...

No se debe olvidar que el primer tipo que dijo:Amaos los unos a los otros, como yo os he amado, fue Jesucristo. Los judios,lo mataron. Lo mataron tambien, los cristianos, porque a traves de su presencia, cometieron los mas horribles crimenes. Despues llegaron los mahometanos y a pesar de ser un profeta de ellos, su corán, dice(no lo tengo aquí para literalmente, segun traduccion de),pero aprox.a los infieles matarlos, alli donde los encontreis.
Lo inadmisible es que muera gente inocente, tanto de judios, como de palestinos, como de cristianos o budistas, o del coño su madre.
¿Es justo que solo se mate a los inocentes?.
Si hay que matar,ha de matarse a todos los que gobiernan,si ocurre una y otra y otra vez los siguientes que gobiernen,piensan mejor como hacerlo.

galleguita dijo...

y además tenemos que soportar titulares como FULANITO DE TAL (sustitúyase por el político o gobernante de turno) ha ORDENADO el alto al fuego.
uyyyyyyyyyyyy que tranquila me quedo!!!. para descojonarse vamos, aunque yo ya no sé si reir (se me han acabado los jaja) o llorar (ni lágrimas tengo), ni siquiera quiero que paren el mundo para bajarme, lo que quiero es que lo pongan a tratamiento psiquiátrico porque ESTE MUNDO ESTÁ LOCO

Judio Errante dijo...

No podemos sino horrorizarnos de los resultados de la guerra, y cada quien percibe el hecho a su manera. La paz no llegará sino hasta que ambas partes reconozcan su existencia. Yo estoy de parte de los cientos de niños, mujeres, ancianos y adultos que murieron en esta incidencia, que lamentable no es sino una más de otras por venir. Y me rebelo contra el cobarde que usa a sus hijos y su mujer como escudo, no existe patrón cultural que justifique ese acto deshumanizado. Ni el Islam ni el judaísmo aprueban eso, no lo olvidemos, pues siempre es cómodo corear lo que la internacional del odio quiere que repitamos.

anen dijo...

Las guerras se producen cuando hay algún interés económico. En el Congo no paran, hay una gran riqueza que controlar. En Palestina pasa lo mismo. Es una zona estratégica que interesa esté controlada, con un gobierno occidental fuerte como el de Israel. Es difícil que lleguen a un acuerdo. Está claro que los niños que mueren, no importan.
El problema no es la religión. El odio es fácil de fomentar, cuando interesa.