8 nov. 2008

360. El verdadero revolucionario


Parece inofensivo, pero este es el verdadero revolucionario al que hay que agradecerle su audacia: el día en que puso en marcha su revolución, nadie se dio cuenta, pero todo estaba ya perdido:
pincha aquí para desplegar el artículo completo
    cuando puso el punto final a su De revolutionibus, la Tierra había dejado de estar en el centro del Universo y revelaba humildemente su verdad: que tan solo danzaba al rededor de una estrella de tamaño mediano, ubicada en un punto de la galaxia que hoy en día sabemos que ni siquiera es tan importante. Este es el rostro del revolucionario que todos los imbéciles que usan camisetas como parte de su cerebro deberían llevar orgullosamente impresas en sus pechos, y no la de ciertos personajes más asesinos que útiles. Qué revoluciones ni qué ocho cuartos; las observaciones de Nicolás Copérnico y más nada.

1 comentario:

Hamfree dijo...

Hola, Juan Carlos.

Ahí le has dao ... Un poco de humildad le vendría bien a muchos ... ;-)

Éste, junto con Einstein y Penrose, es uno de mis héroes.