31 oct. 2007

323. Cultura Canalla

Me ha llegado por email el editorial que hoy firma Teodoro Petkoff en su periódico Tal Cual, con una petitoria de difundirlo por toda la red, a pesar de que compruebo que forma parte del contenido para suscriptores de la edición electrónica: lo hago de dominio público -espero que a Petkoff no le moleste demasiado- porque estoy 100% de acuerdo con lo que dice el editorial, y además me hago las mismas preguntas que se hace el veterano político y ahora periodista.
Y lo dejo aquí, también, con la pura esperanza de que, en estos momentos aciagos en los que los más mediocres ejercen el poder impunemente, a aquellos a quienes les corresponde hablar no callen; de que a aquellos a quienes les corresponde actuar, no otorguen. Ojalá no sea una ingenua y vana pretensión.



Cultura canalla
Teodoro Petkoff

Pocos documentos como la carta de Farruco Sesto sobre la actriz Fabiola Colmenares revelan más cristalinamente el espíritu stalino-fascista que anima a algunos sectores de este régimen. Sería injusto, además de inexacto, decir que en el chavismo todos se identifican con la manera de pensar y actuar de ese sujeto, cuya valía como hombre de cultura es poco menos que nula. Es más, hay varios que sólo se refieren a ese tipo con el mayor sarcasmo y desdén. Pero este pequeño canalla ocupa el cargo de ministro de la Cultura y desde allí ejerce un poder y una influencia que no pueden dejar indiferentes no sólo a ningún venezolano sino a ninguno de los intelectuales que honestamente se han montado en el tren del gobierno. Sesto se pregunta, refiriéndose a Fabiola Colmenares: "¿Es un error haber permitido que este personaje menor del fascismo criollo hubiese trabajado en una película de la Villa del Cine?" Se responde él mismo: "Debemos dejar claro de una vez por todas (...) que nuestros espacios, los espacios del pueblo, no van a ser utilizados para atacar al proceso revolucionario". Pregunta y respuesta están precedidas de unas consideraciones sobre la "exclusión" y la "inclusión" en la gestión cultural, que no merecen ningún comentario tanto por su pobreza conceptual como por las mentiras galopantes que pretende hacer pasar por juicios sobre el pasado y el presente del quehacer cultural público en el país.
De acuerdo con nuestro personajillo, a los espacios culturales en manos del Estado sólo pueden tener acceso los chavistas.
Quien no comparta ese credo está excluido. El Estado no es de la Nación; el Estado es del Gobierno y del Partido. Y todos son de Chávez. Así era la Unión Soviética; así era la Alemania nazi; así es, todavía, Cuba. El cretinismo farruquiano pretende imponer como política cultural el desconocimiento del pluralismo y la diversidad propios de cualquier sociedad y sustituirlos por la sumisión al pensamiento oficial en todas sus variantes. Porque el caso de Fabiola es sólo un pretexto para Farruco Sesto. El gran inquisidor, a quien se dirige, en verdad, es a todos los creadores culturales y les advierte que quien no se someta a las pautas políticas del régimen no tiene nada que buscar en "nuestros espacios". Es un texto chantajista y amenazador.
Sería bueno oír de algunos de los intelectuales que se identifican con el régimen pero a quienes se les conocieron convicciones democráticas y anti-totalitarias, la opinión que les merece el credo políticocultural de Sesto.Carlos Noguera, Luis Alberto Crespo, Carlos Azpurua, Roberto Hernández, Juan Pedro Posani, para citar unos pocos, ¿van a callar y otorgar?