18 abr. 2007

303. Alonso Moleiro, periodismo y maldiciones blogueras

Una pequeña tormenta se ha desatado a raíz de un artículo de Alonso Moleiro, buen periodista que he leído a menudo en El Nacional. Pueden leerlo pinchando aquí y agrandando la imagen que está en .jpg. El artículo en cuestión se llama La maldición de los blogueros y critica uno de los aspectos de este universo de, si no me equivoco, más de cien millones de http's: el anonimato como capucha para escupir a cuanto ser nos dé la gana. No es, desde luego, un invento de la red, esto del anonimato: de hecho, en la Florencia de Leonardo las autoridades solían colocar buzones por toda la ciudad para que cualquiera que quisiese depositara allí un escrito acusando, denunciando o lo que fuera. En uno de esos buzones Leonardo, su maestro y sus compañeros (cito de memoria) fueron acusados de vivir amancebados en el taller donde comían, dormían y creaban esas obras que ahora contemplamos extasiados. (Por cierto que lo que me habría parecido anormal a mí es que viviendo juntos durante tantos años en un espacio tan pequeño y en condiciones tan sensibles ¡no hubieran tenido ningún tipo de intimidad!). Así que esto de los comments anónimos y punzantes es propio de los seres humanos y no de un software inanimado que no tiene la culpa de nada. Algunos acusan a Moleiro de generalizar en su condena a los blogueros, y creo que tienen razón, pero lo que me llamó a mí más la atención es algo que Kbulla comentó al respecto en el blog de Cable a Tierra:

Quizás por esa herencia de nuestra parte animal, el ser humano reacciona con violencia cuando siente que su territorio ha sido invadido. Dicho de otro modo, nadie se molesta en atacar a alguien, si no se siente amezado por el mismo.
Entiendo que los WEBLOGS, comenzaron siendo utilizados por periodistas que querían decir cosas, que la línea editorial del medio para el cual trabajaban, no se los permitía. Para bien o para mal, el uso de este medio de expresión se ha masificado, con todo lo bueno y todo lo malo que esto implica o acarrea.

Hace tiempo que me he dado cuenta de que los profesionales del periodismo se quejan, o mencionan, o apuntan, o celebran, o denostan, o son escépticos, u odian esto de los blogs, territorio híbrido entre el diario personal, la bitácora de navegación, el articulismo y -last but not least- el periodismo de información y de investigación. Es decir, los blogs parecen ser un territorio propio de periodistas -y no.
Porque en estos espacios no hace falta carnet de periodista para tomar unas fotos en la calle, publicarlas y dar tu opinión, o para leer un libro y criticarlo, o para hacer un comentario político de la actualidad nacional o internacional. Aquí no hace falta ser un Clark Kent ni una Lois Lane para seguir el hilo de una noticia y denunciar, criticar y, muchas veces, enjuiciar cualquier asunto. Y además, puedes estar muy triste y contarle al mundo tus penas, puedes ser feliz y mostrar las fotos del cumpleaños de tu sobrina y puedes escribir poemas: puedes ejercer con libertad el pleno acto de la comunicación, sin esperar que salga de la imprenta, ni tener que 'tragar' la censura de tu jefe, del que te paga -porque, además, esto se hace de gratis y por el solo hecho de decir lo que tienes dentro. Y por alabanza al ego, ese pequeño dios que vive en nuestras entrañas.
Creo vislumbrar el malestar de los profesionales del periodismo cuando ven que cualquiera puede simular ser uno de ellos sin cobrar doscientos ni pasar por go. Pero creo que se equivocan cuando piensan que un blog es un espacio exclusivo del periodismo: el blog sirve para hacer periodismo, pero no es un periódico ni una revista. El blog es lo que exactamente dice la sigla: un web (red) log (diario), un diario personal de la red (en el sentido amplio que se le puede dar a la palabra 'personal'). Y tratar de que sea una sola cosa será una empresa inútil. Quizá ha llegado la época en que los periodistas se sientan como nos sentimos los que estudiamos letras: nadie necesita una licencia del sindicato de las letras para analizar una metáfora ni, mucho menos, para crearla. Y a eso, amigos periodistas, los de letras hace años que nos hemos resignado. Bienvenidos.

14 comentarios:

enigmas exPRESS / Gandica dijo...

Lo que molesta del escrito de A. Moleiro es un poco la ingenuidad y total despiste con que tocó el tema. Parecía más bien un ataque de histeria quinceañera contra los blogs.

Hace tiempo que me he dado cuenta de que los profesionales del periodismo se quejan, o mencionan, o apuntan, o celebran, o denostan, o son escépticos, u odian esto de los blogs, territorio híbrido entre el diario personal...

El periodismo llegó aquí en Venezuela muy tarde a la fiesta de los blogs respecto a otros países que se involucraron hace unos tres años.
En España, tomemos el caso de Periodista Digital que hizo una zona blog especial para periodistas y público en general y le fue tan bien que tuvo que ampliar el concepto a Periodismo Ciudadano, Latinoamérica, y otras categorías...

No sé por qué en nuestro país esos "ojitos" a los blogs.

Gran saludo como siempre.

BB dijo...

Querido, he leído el artículo de Moleiro y me pareció el grito histérico del que no tiene un verdadero medio de expresión. Creo que su peor error es el de sugerir que todos los blogs son anónimos.
Por otro lado, tu prosa hace que mi día sea más nítido y brillante.

ROBERTO ECHETO dijo...

Hermano mayor, older bróder Juan Carlos, yo entiendo perfectamente el morbo sabroso que produce el anonimato, sobre todo para denostar del prójimo y de todo aquello que nos parece que no funciona como debería funcionar, léase instituciones, libros, actitudes personales, etcétera, etcétera. Yo personalmente prefiero dar la cara, firmar con mi nombre y que quien reciba mis saetazos de plata sepa que lo amo o que lo odio, que reniego o que me enorgullezco de su comportamiento, que lo que escribió me parece una maravilla o una basura, en fin... Que no me gusta esconderme detrás de pseudónimos ni mandar anónimos. Yo, en esa vaina, soy conservador.

Los que quieran esconderse detrás del anonimato para hacer lo que mejor sabe hacer el venezolano, que es denostar del prójimo, hablar pendejadas y expresarse como si fueran unos genios, perfecto. Háganlo. Están en su derecho.

SUSANA FUNES dijo...

Estimados Juan Carlos y visitantes.

Soy periodista y amante de la tecnología, en especial de Internet. Mi carrera profesional ha estado dividida entre el periodismo cultural y los "contenidos web".

Conozco el movimiento bloguero y también a Alonso Moleiro, antiguo compañero. Creo que, quizá por el título de su nota, sus palabras han sido mal entendidas.

Me parece que Alonso no quiso criticar a los blogs, sino precisamente a esos visitantes que -a mi juicio- pervierten el sentido de la comunicación extraordinaria que permite Internet, al minarlos con comentarios descalificadores y anónimos.

El problema no es que se debata o se critique -o que no se tenga un título-, sino que se lance la cosa sin dar la cara, sabiéndose posiblemente con rabo de paja y pocos argumentos.

Juan Carlos Chirinos dijo...

gandica y bárbara, no creo que sea histérico sino que quizá se siente un poco la generalización, quizá lo que piensa de los blogs no está corretamente expresado en su texto porque, según he leído, la crítica era hacia los anónimos que, como bien apunta roberto, y yo me sumo, es una decisión de partricipación que no comparte, aunque los anónimos han existido siempre, y los seudónimos, más. susana apunta a lo mismo, el texto de moleiro ha sido malinterpretado: quizá debió ser más preciso a la hora de criticar y menos cáustico en sus opiniones: con más de cien millones de blogs, es mucho lo que hay que decir, y muy variado el personal. Yo he leído a Moleiro en el periódico y me han gustado sus entrevistas y sus artículos, se nota que es un periodista con experiencia. Extraña, entonces, que no haya sido más preciso en sus apreciaciones para que no le cayeran en mini-cayapa como lo ha hecho la blogosfera venezolana.

segundodebut dijo...

Como anonimísima que soy en este mundo virtual me debería dar por aludida por las palabras de Alonso (con quien de paso compartí juegos de pequeña) y sin embargo no me siento para nada afectada. Yo uso pseudónimo porque sufro de miedo escénico y la que escribe en el blog no soy yo sino una versión de mi. Estoy de acuerdo con Susana, quizás Alonso a lo que se refiere es a los visitantes que se escudan en su anonimato para denigrar, para dar rienda suelta a la crítica destructiva con total irresponsabilidad.

...quizás esto si lo escribo yo y no puro teatro o segundodebut así que recibe un saludo de María Mercedes Grosso.

Anónimo dijo...

Epale, chamín, mi prima que vive en Andalucía me dice que te vió por esas tierras. Espero que hayas comido pescadito y probado un fino...

Waiting for Godot dijo...

Estoy de acuerdo contigo.
Un abrazo.

la maga dijo...

gracias por poner el artículo de alonso, lo quería leer, pero esa revista tiene problemas de distribución, no se consigue.
para mí, el tema realmente no son los blogs, sino el uso cobarde del anonimato para decir escondido y soez lo que la gente no se atreve a decir de frente. es la doble cara, la doble moral del closet: despotricar por detrás, insultar sin argumentos a sabiendas que se está bajo resguardo. como no hay riesgo ni hay cara se dice lo que sea y de la manera que sea. yo no veo ese fenómeno tanto en los blogueros en sí mismos, sino en los comentaristas.
un saludo

ARCANGELVULCANO dijo...

HERMANO LO FELICITO.SUSCRIBO ÍNTEGRAMENTE SU POST. AUNQUE HE DE ACLARAR QUE EL ARTÍCULO ALUDIDO NI ME MOLESTA NI ME AGRADA, NI LO DEFIENDO NI LO CRITICO. ES DECIR, ME PARECE UN PLENO EJERCICIO DE SU OPINIÓN.PERO EL TUYO LO SUSCRIBO.

SALUDOS.

Angel dijo...

Hola Juan Carlos, has descrito de una forma bastante didáctica el origen de los blogs.

He comenzado a utilizar los blogs en el aula y tu post me vendrá muy bien para explicar a mis alumnos el "nacimiento" de los blogs.

Con tu permiso referenciaré tu post como material de clase.

salu2

Juan Carlos Chirinos dijo...

adelante, Ángel, ¡y gracias!

Notas de Abril dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Notas de Abril dijo...

Alonso Moreiro deberia ver este video de youtube, la web somos todos....

http://www.youtube.com/watch?v=PL-ywltLjzk