26 mar. 2007

281. Mi hoplita

Este hoplita me acompaña desde hace un tiempo, porque con él quiero siempre recordar que Sócrates fue uno de ellos; que lo que se podría considerar como la clase media ateniense cumplía sus obligaciones militares como hoplita, porque era la que se podía pagar la lanza, la espada y el escudo (hoplón) por el cual era reconocido este ejército. Mi hoplita, del siglo V a.C., sigue metido en su envoltorio, como corresponde a todo gadget que se precie, tiene su espada guardada, carece de lanza y el casco impide conocer sus rasgos, así que si me lo encontrara por allí sin él puesto no sabría que se trata de mi hoplita.
Me acordé de él porque fui a ver 300, película que ya sabía de qué iba porque ya había leído el cómic de Frank Miller en el que se basa, pero que no dejó de impresionarme (para bien y para mal) por varias razones. Una de ella son los efectos especiales que tanto me gustan y que aquí son impecables; otra es por la no tan ingenua tergiversación de la historia, en el que Jerjes es negro y drag queen (y encima se pone a la cabeza de su ejército, al descubierto, sin protección), los persas unos bárbaros, los oráculos bailan como en videoclip, la clase sacerdotal es leprosa, y los espartanos son unos modelos de revista sensibles, valientes y civilizados, cosa que no dudo pudo haber sido así. Pero, ¿los persas presentados como unos bárbaros? Persia era una cultura envidiada por Grecia por su refinamiento y sofisticación; la Persia de Ciro el Grande era el modelo a seguir y no en balde Alejandro quiso hacerse dueño del territorio que una vez perteneció a los aqueménidas. Así que me parece otra visión etnocéntrica y racista de Hollywood cuando presenta a los persas como esos dañados y feos seres mientras que Esparta (¡la Esparta que eliminaba bárbaramente a sus hijos deformes y estaba encantada con la esclavitud!) es ese lugar donde la justicia es tan amplia que hasta las mujeres podían hablar en la asamblea de la polis. La Historia hecha añicos en beneficio de la ideología, as usual.
Esta película parece, más bien, otra excusa para poner en escena de nuevo la imagen del ejército gringo culto y adelantado frente a los bárbaros del medio Oriente; y mucho más lo pienso cuando leo los disparates fanáticos de Juan Manuel de Prada hoy en el ABC cuando habla de esta película. Otro que piensa que todavía puede vestirse de caballero cruzado sin parecer un pelele.

10 comentarios:

Fedosy dijo...

JC, vi la película, y estoy de acuerdo contigo en cuanto al asunto de la propaganda. De hecho, al final del film hay una frase que dice algo así como "acabaremos con el misticismo". También estoy de acuerdo contigo en que esa visión de los sacerdotes leprosos es un poco extraña (no sé si tenga alguna base histórica en cuanto a "algunos" sacerdotes, pero bien sabemos que en general no era así). Jerjes drag queen no me molestó tanto. Me pareció una visión "interesante". No obstante, no me pareció que los persas se vieran como bárbaros. Más bien todo lo contrario; su refinamiento se enfatiza en la película. Incluso, ese mismo refinamiento y soberbia (por causa de ese refinamiento y por menosprecio a los espartanos), es lo que hace que Jerjes se equivoqué en más de una ocasión. En cuanto a los seres bestiales que vemos, me pareció que eran más bien esclavos, seres de feria (y letales) traídos de otras partes. Aunque tampoco entendí porque la guardia personal de Jerjes también lucía como leprosa.

Lo que sí me pareció decepcionante, fue el final. Siento que el final "real" es más fuerte, más atractivo, incluso más Hollywood. Es como si se les hubiera acabado la plata a los productores, y hubieran hecho este final a los trancazos.

De todos modos, yo me divertí con la peli. Desde un principio, vi el asunto de la propaganda, hice un bloqueo mental y me dediqué a disfrutar de los efectos especiales.

Salud mi pana, y que de pinga está ese hoplita.

Juan Carlos Chirinos dijo...

es verdad chamo, mio hoplita es una tripa.
Pero también es verdad que hice lo mismo que tú cuando empecé a ver el discursito hollywoodense por todos lados: cerré los ojos y seguí mirnado la peli tan tranquilo, disfrutando de ella como lo hice del cómic. pero esta manaña, cuando leí´el artículo de Prada, volvía a pensar en todo lo ideologizante que es la película: el devoto Prada, como lo llama Marías, es cada vez más fanático y meapilas. Y ahora que lo dices esa última frase sobre el misticismo es extrañísima, quizá sacada fuera de contexto del cómic (tengo que leerlo otra vez para ver de qué va), pero cualquier capcioso diría que es un grito contra el fanatismo religioso, lo que tiene sentido porque al principio Leónidas desconfía de los sacerdotes leprosos (que no, no eran así) y lucha contraviniendo el calendario religioso: ¿una frase contra el fanatismo religioso de Bush o de Bin Laden?
Ah, y Jerjes drag queen no tiene nada que ver con el Jerjes realen principio porque Jerjes real era iranio, por lo tanto blanco como la leche, como Roxana la esposa de Alejandro: así que esa lectura de griegos blancos contra negros sofisticados pero decadentes es más falsa que falsín.
Pero en fin, yo me dediqué a disfrutar de los efectos (la peli costó 55 mm de $, lo cual es poco) porque toda la peli está hecha en un estudio.
Un abrazo, bróder

Fedosy dijo...

Sí, defintivamente los efectos especiales son una belleza. Y ese dato de los 55 millones lo ignoraba, lo que me parece realmente una proeza. Yo sí creo que esa frase debe ser un agregado. No he leído el cómic, lo he visto por ahí, y quiero comprarlo. Y ahora que lo nombras, tiemblo de pavor al recordar esa vaina que hizo Stone. Esa sí que es una real porquería. Los 300, su plástica, sus efectos especiales, su aire irreal, te transporta, el film sobre Alejandro Magno ni siquiera logra eso.

Un abrazo, y seguimos...

Fedosy dijo...

Por cierto, chamo, ¿cómo es Jerjes en el cómic?

Juan Carlos Chirinos dijo...

me parece que el cásting del cómic es el mismo que el de la película. Lo ideologizante creo que se le debe más a frank Miller que a Snyder, el director de la peli. En este enlace tienes un wiki con la historia del jerjes histórico; ya verás todo lo que difiere del de la peli: http://es.wikipedia.org/wiki/Jerjes
un abrazo

Juan Carlos Chirinos dijo...

por cierto que tanto Troya como la basura de ALejandro que hizo Stone no pasan de simples pelis peplum, cin nada nuevo que agregar salvo los efectos.
Todavía sería interesante ver hasta qué punto Hollywood está dispuesta a tergiversar tod ala historia para que todo converja en la gloria gringa. Dios, qué asco.

Jefferson dijo...

Maestro Chirinos, ví la película y a parte de todo lo que han discutido Fedosy y tú, puedo decirte que en Irán están realmente molestos con ella (no faltaba más) He tenido la oportunidad de conocer la cultura Persa a fondo, debido a que trabaje un tiempo en la Embajada Iraní aquí en CCS. Todos los periódicos en Teherán han declarado que sus antepasados son presentados cómo barbaros incivilizados, cosa que más falsa no podría ser. Dentro de las culturas del Medio Oriente los Persas han sido los que más han aportado en todo lo concerniente a avances en nuestra historia, quizás por eso es que tienen tantos problemas con sus vecinos (apartando, claro está, el fanatismo teocrático que se aplica en Irán) comenzemos primero por ver que en ese país no se habla arabe se habla persa, ya eso determina que ellos piensan diferente a todos los demás, pero cabe acotar que es un pensamiento bastante inteligente, dentro del legado que le dejaron sus antepasados.

Saludos y les digo que la Cultura Persa es algo realmente fascinante, no tiene nada que envidiarle a nadie.

Jefferson.

ROBERTO ECHETO dijo...

Si quieren, les traigo unos whisquicitos para continuar la conversación...

fernando dijo...

Acuerdense de que la película es un calco casi exacto del cómic, si en la tira Jerjes sale con cuernos, hubira salido con cuernos en la pelicula....para rigor hiustorico me hubiera gustado verla de la mano de Mel Gibson

Juan Carlos Chirinos dijo...

¿qué pasó con los whiskys, jedi Roberto? El mío con dos hielitos, por favor.