15 mar. 2007

274. Futurología


Leo un libro sobre predicciones en este universo de la información que es Internet y su mundo alterno -o sea, la vida cotidiana- y me doy cuenta de que lo que he dicho más abajo sobre los billetes, casi como un chiste antigubernamental, se va volviendo poco a poco una realidad, y no hizo falta que pasaran muchos meses para comprobarlo. Ya amenazan con plagar los nuevos y devaluados billetes venezolanos con la iconografía del régimen: maisantas, zamoras, cristo rey, ismaeles, fariseos, centuriones (y otros miembros de copei). O sea, que lo de predecir el futuro que tanto anhelan los astrólogos, y que Spengler se atrevió a convertir en ciencia, se reduce en algunos casos a conocer al personaje y suponer lo que va a hacer a continuación. Es así como todos los acólitos (desde los J. V. Rangel y los Walter Martínez culipateados, hasta las Lina Ron y las Tibisay Lucena patriaomuerteadas) descubren los deseos de su führer y pueden hacer las cosas que a él le placerían, es decir, trabajar en su dirección, trabajar en la dirección de su idolatrado führer. La duda futuróloga me nace cuando me doy cuenta de que si debiera hacer una comparación española de esta actitud de los chavebolivarianos, me sorprende comprobar que su pares más cercanos son el padre Acebes, fray Zaplana y el monaguillo Rajoy, quienes desde la derecha de la política española parecieran obedecer los dictámenes de ese otro pequeño führer que es José María Aznar, empeñado en ocultar lo que todos los que vivimos aquí sabemos: que es un mentiroso.
¿Qué conclusión sacaría un Toffler, un Fukuyama, un Carlos Rangel de esta extraña similitud? ¿La derecha española es la izquierda venezolana, o la izquierda venezolana es la derecha española? Hay que seguir navegando, mientras llega la respuesta.

1 comentario:

ARCANGELVULCANO dijo...

Te felicito por el cambio.

Extraordinarias reflexiones.Seguiremos navegando.

Un gran saludo.