18 nov. 2006

252. Así eras (y quizá serás) tú

No aguanté las ganas de poner esta impresionante foto de Efe que aparece en el tomo 12 de El franquismo, año a año: un kiosko cualquiera en Las Ramblas de Barcelona en 1952. Pónganle atención a la diversa publicidad editorial (y pínchenla para verla más grande): Mi lucha, el Diario de Goebbels junto a Vogue, Cómo ganar amigos, La codorniz y un manual de psicoanálisis, Así eres tú... emblema esta imagen de una España aún cerrada en el fascismo, abierta al mercantilismo y con una iglesia malvada aliada a un peor gobierno que prohibía la alegría, el sexo y la sensualidad, que condenaba a una vida desgraciada a los matrimonios mal avenidos sólo porque la ley divina obligaba a estar juntos hasta que la muerte los separara. No parece extraño, pues, encontrar en este país, hoy en día, aberrados mentales capaces de atar a una silla a su esposa y quemarla con gasolina o matarla a palos, o sencillamente descerrajarle la cabeza de un escopetazo: en estos años desgraciados la manipulación iba dirigida a pensar que todo esto era así porque Dios lo quería (Marisol dixit; recuerda el ¡Deus lo volt!, fanático grito de los caballeros templarios).
Ojalá que esta foto sirva de advertencia siempre para que en todos nuestros países permanezcamos atentos: nunca se sabe dónde ni cuándo puede haber un rebrote de fanatismo que obligue a una moral única, un dogma único, una manera única de ver el mundo y un caudillo único. Malditos sean los caudillos, los líderes únicos, ungidos y sabedores de todo lo que de bueno necesita su pueblo. Porque ellos fueron, son y serán los demófagos más voraces y peligrosos.
Estudiad con cuidado la foto y aplicad-vos la lección que de ella emana, si es que por ventura no queréis vivir bajo este tipo de miedo.


Kiosko del pasado en España: futuro del kiosko en Venezuela

2 comentarios:

Arcangel Vulcano dijo...

Definitivamente Juan Carlos, los "devoradores de pueblos" están por todas partes. Además, tus reflexiones las comparto cien por ciento."La tragedia de la humanidad es que los hombres quieren ser más importantes que útiles".Un gran saludo.

Juan Carlos Chirinos dijo...

gracias, Arcángel