26 oct. 2006

227. Contra viento y marea

hay lugares menos dispuestos a dejar escribir que otros, hay situaciones menos propicias para pensar que otras, hay posturas incómodas para leer pero también hay gente que sabe hacer los movimientos más certeros para esquivar los obstáculos que se colocan como aquel necio farolito del anuncio, listos para estropear el guardafango de nuestra inspiración; y hay gente como robertoecheto, maestro en destapar a los disminuidos momentos que insisten en no dejarnos pensar ni leer ni escribir; y por eso es capaz de hablar de los enanos amarillos esos hijosdeputa que esconden, escupen, arrugan y se ríen de nosotros sin saber que, al final de los días, la venganza de la imaginación será implacable sobre todo si tiene la agudeza para ver que las peores personas son las que mastican los chicles con los incisivos y se olvidan de la función muy útil de los molares, sobre todo si la vengativa imaginación sabe que no hay nada que moleste más a los enanos amarillos que una pluma serena, firme y flexible como el bambú, más letal que todas las armas de los fanáticos, más mortífera que las peroratas de la ideología: enanos amarillos del mundo, temblad que viene el chapachóu. y si no me creen, pasen y lean.

1 comentario:

Arcangel Vulcano dijo...

Gracias Juan Carlos por tu visista.Roberto Echeto es un poeta, la musa que lo visita lo mantiene vivo.