17 oct. 2006

215. ONU deadlock

Punto muerto hoy en la ONU; Venezuela y Guatemala (a pesar de que ésta le lleva varios votos de ventaja) seguirán mañana su puja para la sillita transitoria del Consejo de Seguridad. Necesitan dos tercios de los votos, y ninguno de los dos países lo ha conseguido: al salir, algunos representantes se dirigieron a los periodistas ante los micrófonos de la ONU (es una maravilla ver en directo las votaciones, gracias al webcast de la ONU) y todos estaban felices de que se hubiera pospuesto la extenuante votación. Los de México y Chile hablaron juntos, y no parece que el país austral tenga demasiadas ganas de apoyar a Venezuela; México, ya se sabe, mantiene el silencioso-contencioso con nuestro país gracias al bocón que tenenos por presidente, gracias a la torpe y campurusa política exterior con embajadores que manejan autobuses e injerencistas como si fueran virreyes de los países a donde van a trabajar. Después se quejan de los embajadores gringos. El representante de Argentina -que, por cierto, no entendió la palabra deadlock cuando le preguntaron por el estado de la votación- aseguró que seguirá dando su voto a Venezuela (es que 2 mil millones de dólares en bonos basura de la pampa compran muchos sabrosos votos) y aseguró que el Mercosur hará lo propio (¿también Paraguay?). Las votaciones fluctuaron una y otra vez: hay alguien que cambia su voto en cada vuelta, como quien no se decide. ¿Quién es el guabinoso? ¿Cuáles son los intríngulis diplomáticos que hacen que se cambie un voto una y otra vez? Si alguien lo sabe, que venga y lo diga.
El representante de Guatemala, sensatísimamente, considera que si el juego sigue trancado, la solución es una tercera opción consensuada. Pero, ¿es esa la solución que quiere Venezuela? ¿Se sentirá triunfante el vicepresidentico Rangel si los países de la ONU promocionan a otro que no sea Guatemala? ¿O llorará el candidato-presidente porque cada día se da cuenta con mayor fuerza de que el liderazgo que él sueña internacional sólo es un espejismo producto de la gorda petro-chequera que lleva en el bolsillo (llena con el dinero de Venezuela)? Este juego trancado de hoy y las elecciones en Ecuador son pruebas de que a la gente en el mundo no le está haciendo demasiada gracia el verbo grosero, nuevo rico y mayamero de Chávez.
Los únicos que no se acercaron a las cámaras de ONU-TV fueron, cómo no, los representantes de Venezuela. Deben de andar ofreciendo victoriosas ruedas de prensa y aclamando a su líder único como el salvador del mundo.
Muerto. Punto muerto.
Amanecerá y veremos.

3 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Cuando se quiere descalificar siempre terminamos pagando los que residimos en Miami...

Juan Carlos Chirinos dijo...

no, Marta, mayamero no hace referencia a los residentes en Miami, sino a esos turistas venezolanos de los años setenta que iban a Mayami (no a miami) a comprar compulsivamente: son los famosos indios "tabarato" que difundieron la fama de que los venezolanos éramos ricos y brutos. ¿recuerdas "Adiós Miami", de Antonio Llerandi, con Tatiana Capote, Alicia Plaza y Gustavo Rodríguez? Esa película dibuja a ese tipo de venezolano despilfarrador y sobrao porque tiene plata (pero no formación).
Así que espero que ni tú ni nadie en Miami se sienta ofendido cuand le digo a Chávez mayamero.
¡Saludos!

Arcangel Vulcano dijo...

Tienes extraordinariamente clara la triste situación que vive el mundo y especialmente tu país; y más ahora mismo cuando tu presidente pone la cómica en vivo y en directo insinuando claramente en nombre de qué fué que comemetió tristemente todos los más graves excesos allá en la ONU. Es evidente que su desesperación al verse amenazado de perder el poder que ejerce sin medidas, comienza a arrojar más excremento a todos quienes no lo acompañen en su megalomanía enfermiza.