25 sept. 2006

Mi Einstein



Debía de ser 1977 ó 1978 cuando me senté en el escritorio de la habitación de los varones (es decir, el cuarto donde dormíamos mis dos hermanos y yo) a hacer este dibujo en un taco de hojitas que usaba para poner notas. No sé cuánto tardé, pero estoy seguro de dos cosas: que estaba escuchando a Supertramp y que fui copiándolo de una caricatura que, si mal no recuerdo, Abilio Padrón había publicado en la revista Reto, que era una publicación científica para estudiantes de bachillerato del Conicit y a la cual estaba suscrito. No sé si existe aún. Siempre las revistas estaban ilustradas por Abilio, y sus retratos de científicos (alguien debería de hacer un volumen con esos retratos o una colección de biografías que tengan estas maravillosas ilustraciones de portada) mi hermano mayor, que siempre tuvo esa inclinación por la ciencia, los iba colocando en la pared del cuarto. A lo máximo a lo que llegué yo fue a copiar la cara de abuelo bonachón de Albert Einstein; y por los azares que uno procura que se den he conservado este dibujito casi treinta años, y sigue conmigo. La fortuna me permitió escribir una biografía para jóvenes de este científico tan contradictorio, y a mí no se me ocurrió otra cosa más útil que usurpar su voz, escribiendo cartas inventadas a partir de su vida y sus verdaderas cartas. Yo gocé un puyero y al parecer no es una idea del todo mala, pues en México quisieron comprar el libro para las escuelas. Y es curioso que haya sido México el país interesado, porque mi inspiración primaria para hacer estas Cartas probables para Hann (al lector curioso le digo que Hann no existe, es un sobrenombre que uso para mi hermano científico) fue precisamente el libro de una escritora mexicana, Elena Poniatowska, que tiene su precioso y muy duro Querido Diego, te abraza Quiela. La idea todavía me ronda la cabeza, porque ahora sé más cosas de Einstein, y me pican las manos por volver a usurpar su voz (cosa que espero no sea ilegal...). Ahora en la madrugada este dibujito me trae gratos recuerdos y, como no quiero hablar de política ni de lo que leo en este momento ni ná, lo pongo aquí, aunque ya ha aparecido en otras ocasiones, pero me da iguá. Es que como es un dibujo de cuando era así de chiquito y lleno de papelillo, pues pasa lo que pasa:


8 comentarios:

segundodebut dijo...

jo!! pues mi mamá trabajaba en el conicit por esos tiempos y recuerdo un montón de publicaciones
cientificas. Ella me las guardaba y yo no las leía, pero recortaba todas las ilustraciones...

Juan Carlos Chirinos dijo...

yo forraba los cuadernos con las ilustraciones, que eran demasiado... ya éramos posmodernos, me parece, puroteatro.

luis dijo...

Yo me decidi a estudiar una carrera cientifica por Pasteur, era mi heore de chamito. Mi hermano tambien estudio ciencias y llego a ser fisico teorico, de mayor su heroe fue einstein, en mi blog en algun post hable sobre nuestras discusiones.
El hasta el momento de su muerte en 1997 fue un firme creyente en el determinismo de einstein. Yo por el contrario defendia la vision de Borh.
Incluso discutiamos los experimentos basados en la desigualdad de bell donde le daban la razon a borh y einstein se equivoco. Mi hermano sacaba la teoria de las variables ocultas, que fue propuesta por Bohm en los años 50. Pero yo no me lo tragaba. y seguia en mis treces de la evidencia experimental que einstein se habia equivocado.
Para mi einstein fue demasiado soberbio en su tesis de doctorado no le dio el credito a nadie y afirmo no conocer el experimento de Michelson y Morley, lo caul es imposible. Ya que la evidencia de esos experimentos esta en la base de la relatividad restringida. y podria seguir pero el espacio es poco. y lo que mas me molestaba de Einstein es que consideraba a un maestro a Mach y cuando estuvo en princenton influecio al mas grande matematico del siglo XX Godel y lo metio en sus legiones.
Pero gracias por este post me hizo recordar mucho a mi hermanito

Juan Carlos Chirinos dijo...

¡y gracias a ti por esa lección de historia de las ciecias!

Elijah dijo...

Pues yo creia que si hablo de los experimentos de los americanos...

Juan Carlos Chirinos dijo...

hablen, hablen, que yo no entiendo nada, ja, ja ja...!!

Marta Salazar dijo...

qué tierno! te puedo poner en mi lista de blogs amigos!

Juan Carlos Chirinos dijo...

cómo no! gracias!