5 sept. 2006

"Intelectuales venezolanos reclaman un gobierno de transición en EEUU"


Creo que se llama delirio de grandeza la enfermendad que ataca a las personas cuando se creen que están llamadas a cumplir un destino mayor del que les ha tocado. Esta tarde he leído esta noticia que recoge la ABN, El Universal, Terra, El meollo y, cómo no, Rebelion.org, entre otros medios. No sé si reírme por lo patético del asunto, o llorar porque entre la gente que firma ese delirio moralista hay personas que han hecho una obra importante por cuya razón muchos los respetamos. Parece como si en Venezuela hubiera ocurrido un quiebre, como cuando se separa una capa de hielo y unos quedamos de un lado y otros, del otro. ¿Qué pasó para que ocurriera esto? Supongo que cada uno de nosotros pensamos que cuando actuamos usamos el sentido común; y yo, insisto, no puedo pensar que las cosas que hacen estas personas son producto de un ataque de histeria, de un autoengaño continuado o, lo que sería peor, un movimiento de conveniencia política, la cual sería la más miserable de las razones.
Firmar un documento para pedir un "gobierno de transición" en Estados Unidos, cuando la crisis de credibilidad política en Venezuela es aguda y el país-aliado, Cuba, espera con ansia (o frustración) la separación definitiva del dictador del poder que ha detentado durante casi 50 años, a ver si es posible convertir la isla en un lugar habitable para todos, es señal de un delirio sin fin o de una perversión sin límites.
¿Es que de verdad esta gente cree que los demás somos ciegos? ¿Es que de verdad somos ciegos y son estos, iluminados, los que ven la luz al final del túnel?
A mí me parece, lleno de dudas en las que siempre estoy, que no hay nada tan dañino como ver el mundo a través de una ideología, cualesquiera que esta sea. Y por eso no logro ver la diferencia entre la estupidez avariciosa del gobierno de Bush y la moralidad de confesionario de los intelectuales venezolanos capaces, como súper héroes, de ver las faltas de Estados Unidos pero ciegos cuando caminan por las destartaladas calles de Caracas, ciegos ante la entrega traidora del país a la dictadura cubana y sus mecanismos de inteligencia, ciegos ante la mediocridad vital y creadora que los circunda. ¿Tanta gente que se supone creativa no tiene ningún reparo en sacrificar la independencia de su talento en el altar de una ideología mediocre como la que preconiza el chavismo? ¿Es que sacrificaban su talento de la misma forma en el altar de las conveniencias culturales de la cuarta república?
Quizá, me repito recordando a Roberto Echeto, todo esto ocurre porque se trata de vampiros psíquicos que no se conforman con chupar los bienes reales del país: necesitan también nuestras conciencias -tal vez porque ellos ya las perdieron. QUEPD.

10 comentarios:

unocontodo dijo...

Qué se puede esperar de gente que reclama que hay un mensaje "subliminal" que se va directo a la psique de las personas y que reclaman que el color azul es de ellos?...

Si esas personas ocupan su tiempo y energía en esas cosas, que podemos esperar? …creo que mañana también le van a ir a reclamar a Cristian Castro por el tema de su canción "Azul".

Juan Carlos Chirinos dijo...

ja ja ja ja!
tienes razón!
cristian castro, amonestado por el cne!

Amistoso dijo...

Suenas bastante engreido.. te has dado cuenta?

Juan Carlos Chirinos dijo...

Engreído no, Amistoso; triste. Triste por ver cómo unos que se dicen intelectuales baja la cabeza y lame la bota; cómo unos que tienen una obra hecha que habla por ellos lo suficiente necesitan bajar la cerviz y plegarse a los delirios universalistas del presidente; triste porque la conciencia bien vale un plato de lentejas... triste porque conozco a varios de los que firman este tipo de documentos y no se merecen, a estas alturas, portarse servilmente, como si les fuera la vida (y la obra). Y si te parece engreñido es porque en verdad se ha partido en dos algo en el país; y de verdad en este momento me gustaría ser yo el que delira. Sería menos doloroso.

Amistoso dijo...

"no puedo pensar que las cosas que hacen estas personas son producto de un ataque de histeria, de un autoengaño continuado o, lo que sería peor, un movimiento de conveniencia política, la cual sería la más miserable de las razones".

y después dices que perdieron la conciencia, que vale "un plato de lentejas"... que son unos lamebotas y son serviles.

No te parece que te contradices???

Klaus Meyer dijo...

Veo que no haces ningun comentario del test cuya imagen encabeza tu post. ¿Donde hiciste el test?

Saludos.

Larry dijo...

Si los resultados del test son los de Juan Carlos, lo podríamos reclutar, jajajaja.

Yendo al tema pricipal, los intelectuales usualmente han sido sircientes del estado. No nos debería extrañar entonces actitudes como las que reseñas. Al respecto es muy ilustrativo este artículo de Hans-Hermann Hoppe Natural Elites, Intellectuals, and the State, o de Friedrich von Hayek The intellectuals and Socialism (en pdf).

Juan Carlos Chirinos dijo...

no, klaus, la imagen de no es de un text que hiciera; la to´mé de google. Aunque conozco el test y creo que lo hice, creo recordar que salí anarquista o algo así. Puse la imagen como una metágora, aunque no sé muy bien de qué.
leeré los artñiculos que recomiendas, Larry; siempre recomiendas lectyuras interesantes.

saludos.

Icen dijo...

Juan Carlos, a veces llega la factura, casi siempre, el ente crediticio de la orden mendicante no pierde. Prece que este es el caso. Y estos no son poetas en busca del gobernante perfecto en Siracusa ¿O si? Panita, yo he perdido el asombro y la tristeza. Soy un hombre viejo.

un gran abrazo

Juan Carlos Chirinos dijo...

bien dices, Israel, o buscan al gobernnate perfecto de Siracusa, o el de Siracusa les pasa la factura que, ya se sabe, todo "intelectual comprometido" debe pagar para seguir recibiendo las genuflexiones asombradas de su público.
un abrazo grande, chamín