9 ago. 2006

"Yo no estoy interesado en mantener relaciones diplomáticas, ni oficinas, ni comercio, ni nada con un Estado como el de Israel". Hugo Chávez, 8/8/06


¿Hasta cuándo Venezuela va a tener un presidente que gobierna según sus gustos y disgustos, como si de su propia hacienda se tratara? ¿No es el *mismo* personalismo de Gómez, de Hitler, de Mussolini? ¿No se supone que se gobierna *en grupo*, con un equipo, y el uso de la primera persona del singular debería de estar desterrado del discurso presidencial, no por cortesía sino por principio de gobierno?
A mí me da la misma sensación de autoritarismo, mesianismo y arbitrariedad cuando leo esto, que aparece hoy en El Nacional: "Las modificaciones [del Gabinete] también apuntan al planteamiento que se ha venido haciendo sobre la necesidad de transformar el Parlamento con miras a la próxima discusión de la reforma constitucional destinada a profundizar el carácter socialista de la República Bolivariana de Venezuela". Pero, ¿por qué confundir un Gobierno socialista con un Estado socialista? ¿No se supone que nosotros debemos ser los que decidamos si queremos ser socialistas o no?
__________________________
Sigo leyendo (muchas veces) con disgusto el libro que comenté más abajo de Oppenheimer, Cuentos chinos, porque me parece que contiene las mismas (¿cómo las llamo?) "arbitrariedades" de los populistas como Chávez pero con signo contrario. Tal parece que muchos políticos y periodistas no se han dado cuenta de que el ciudadano común no quiere ya cambiar una cosa por otra; no queremos iglesia por revolución, ni capitalismo salvaje por mesianismo, ni democracia de las transnacionales por pobreza para todos, ni bushes enanos por castros mínimos. Deberían de tener muy presente en la cabeza el refrán: son el mismo mono pero con distinta cachimba. Hay un no sé qué de determinismo puro y duro en los discursos muy liberales o muy revolucionarios; un no sé qué de teoría que va más allá de toda comprensión. Un no sé qué ecuménico.
¡Uy, las ideas cuando se apoderan del cerebro y se cristalizan! Son dragones alados.
__________________________
El lema de Medina del Campo, donde nació el soldado escritor, Bernal Díaz del Castillo, es un ejemplo de lo que me llama la atención de una forma atractiva de independencia: Ni al rey oficio, ni al Papa beneficio, cláusula que se entiende perfectamente cuando visitas esa ciudad y conoces a su gente muy amable y cañera. No en balde la primera letra de cambio del mundo fue hecha en el mercado de esa ciudad. Inventaron los cheques. Además, allí vivieron esos seres extraordinarios que fueron Isabel y Juana, la loca.
__________________________
Si critico con fiereza a los que ven el mundo anticuado o *bipolar* como Ramonet, de igual forma me echan para atrás los que creen alejarse de estos discursos oportunistas con otros de igual categoría. Son los ramonets al revés. Los Tenomar.
Quizá haya que estar en constante lucha contra las ideas; no dejarlas pasar a la cabeza, sino utilizarlas como herramientas para conocer la realidad y siempre evitar llevárselas puestas, como recomendaba Sócrates. Cosa que parece imposible por culpa de los memes.

4 comentarios:

EnigmasExpress /Gandica dijo...

Es curioso que con el hombre fuerte del país pasa dentro de nuestra emotividad ese peligroso sentimiento de acostumbrarse a las distorsiones depredadoras de la vida.
Es decir, de oir-ver tantos asesinatos, los mismos se vuelven lugar común y nos volvemos indiferentes.
De oir tantas metaficciones políticas y sociales ya uno pierde la perspectiva del sentido y enfoque de lo que se está diciendo y automáticamente va aceptado y, peor aún, aplaudiendo vainas surrealistas que en otro momento serían motivo de protesta personal.
Hago el comentario, porque si no es por ese llamado de atención que estás haciendo en este post, y que agradezco en cierta forma el replantearme algunas cosas, hubiese tomado lo del Presidente como una de las tantas "distorsiones" que celebramos sin darnos ya cuenta de que carajos es lo que aplaudimos.
Eso es lo bueno de los blogs... de algunos blogs.
Gran saludo.

Juan Carlos Chirinos dijo...

Gracias, Enigma, me alegra saber que hay gente escuchando... gran saludo

Elijah dijo...

Que por ultimo la política se torne aburrida y cansosa para el ciudadano común, es la meta de quienes aspiran perpetuarse en el poder. Que al final, todo tenga un tinte de bipolaridad intrínseca, es la idea para justificar la unida de propósito de un plan y estrategia, que ya hace muchos años se puso en marcha contra Venezuela y contra el mundo. Un relativismo superficial y falaz, oculta la inflexible cara de ideologías cristalizadas e inmutables, según quienes las profesan. Dadle al mundo la idea de que quien se centre en una ética y unos principios, no es más que un “bipolarizado”. Aplaudid a quien atacando la medula de lo que hacemos quienes estamos en el poder, también ataca, con razón o no, a nuestros enemigos, pues son ellos [los enemigos] quienes llevan las de perder. El añejo, divide y vencerás, vestido de rojo, con tambores y ron. Imagínate a Bolívar (vilipendiado hasta que mas por estos días) escribiendo una proclama en la que atacase las pretensiones realistas de entronizar una monarquía injusta en las Americas, pero que al mismo tiempo se refiere a las inconsistencias internas de la oposición [perdón, fuerzas patriotas], la falta de entrenamiento de los ejércitos que deseaban extirpar el dominio monárquico de estas tierras, las pretensiones personales de muchos de sus lideres y todo en aras de no aparecer como polarizado ante los españoles.
Entre gobierno y oposición existe una guerra asimétrica, los del gobierno, no dan tregua, sus metas están claras y no ceden terreno. Los de la oposición (¿eres tu uno de ellos?), caen en el juego del caramelo y el látigo, si les criticas, te atacan, te marginan, o todas las anteriores, si les alabas, no te creen, pero si les criticas y al mismo tiempo señalas la debilidades de tu ¿bando?, entonces te dan un caramelito en la forma de halago velado.
¿A cual intelectualidad quieres pertenecer? ¿La postrada ante las ideas del odio? ¿A la independiente que lucha frontalmente por desterrar la distorsión presente? O quizás, ¿aquella que le encantan los caramelitos con sabor a Marx, Lenin con puntitos de sabor amargo a populismo?
Hasta que aparezca el “solitos” con su: comunistoides y chavistas, contad...

Juan Carlos Chirinos dijo...

Espero no ser nunca un intelectual, eso es pavoso. Por lo menos no un intelectual como Saramago, Ramonet u Oriana Fallacci: fanáticos que leen.
me gusta lo de desterrar la distorsión del presente; pero eso sólo se logra dándole a todos herramientas para que las destierren, no predicando como intelectual-mesías que tiene toda la sabiduría consigo, como hacen los señores antes citados. Las ideas hay que estrujarlas todo el tiempo; los principios son los fines y esos no están detrás, van delante de nosotros. Salud.