21 ago. 2006

¿Y Walter Martínez?


Dossier
En agosto del año pasado salió del aire el programa del internacionalista venezolano de origen uruguayo Walter Martínez; todas las protestas, todas las amenazas se han quedado, por lo visto, en nada. Él amenazó con llevarle, como buen soldado que se consideraba, documentos a su comandante, el presidente de la república, con los que demostraría que había graves hechos de corrupción dentro de las filas del gobierno. Hace un año que no se sabe nada de él, aunque hubo rumores de que regresaba al canal del estado, VTV, pero parece que sólo eran rumores. Todo acabó después del regaño en vivo del presidente a Mario Silva, del que ya he hablado en otra oportunidad, porque se puso a defender a su compañero de canal quizá ofendiendo la sensibilidad de la actual embajadora Mari Pili Hernández, la misma que trató de estar al lado del presidente en la rueda de prensa en la ONU y que fue levantada antes de sentarse por el personal de las Naciones Unidas (parece que no le tocaba esa silla, ni robar cámara). Fue un rifi-rafe que duró varias semanas, pero pronto la voz de su amo mandó callar todas las murmuraciones porque en esta revolución hay un solo líder y se llama Hugo Chávez, dijo en su oportunidad el de Sabaneta. Si Castro se hubiera enfermado el año pasado, y hubiera tenido que traspasar los poderes hace un año, quizá Walter Martínez habría entendido que a un líder se le sustituye muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento de la vida y cuando ya está mascando el agua. Ni siquiera un hermano está por encima del mesías que crea revoluciones. ¿Vas a querer ser tú, bruto, más denunciante que el conductor de Aló, presidente?
¿El año de silencio, de castigo, es prueba suficiente de que no se puede ser más papista que el papa, por lo menos no en esta revolución? ¿O es que Martínez sí llevó las pruebas al presidente y todos los trapos sucios se están lavando en casa, como suele suceder? A estas alturas, la credibilidad de Martínez debe de seguir intacta ante su público; de lo que no cabe duda es de que su fidelidad es a prueba de humillaciones, ¿guau, guau?
De a Walter Martínez, quedan pocas referencias interesantes en Internet, una petición de firmas on line para que restituyan el programa, y una entrada en wikipedia de Dossier. Lo demás es agua pasada..

2 comentarios:

Fedosy dijo...

a lo mejor almorzaron, bebieron whisky, le ofrecieron villas y castillas, muy a la cuarta, que es igual a la quinta, peor...

Juan Carlos Chirinos dijo...

a lo mejor... ¿no es lo mismo al fin y al cabo?