8 ago. 2006

Voy pegao -ada

Consultorio lingüístico venezolano

Es una expresión que tenía tiempo sin escuchar: ¡voy pegao!
Ayer, por casualidad, la oí en la plaza Santa Ana. Dos amigos, venezolanos turistas, supongo yo, estaban fumándose un cacho de hachís tan tranquilos en una de las terrazas como no podrían hacerlo en Caracas (es lo que yo digo, este país muy abierto para muchas cosas, mucho más que los países latinoamericanos), y de pronto uno le dice al otro:
-Voy pegao ahí, chamo
A lo que el cacho-habiente le respondió haciendo un gesto de espera con la mano, con una mirada de comprensión pero sin palabras, porque el humo del hachís aún estaba haciendo su efecto en sus criollos pulmones. Y toda la plaza olorosa a monte. Los niños, jugando en sus triciclos; las madres pendientes; los turistas tomando refrescos para paliar el calor. Y los dos venezolanos, fumando montesquiú. Bueno, uno de ellos "hacía cola", "iba pegao", esperaba ansioso su turno porque "iba detrás" en el orden del fume. Su forma femenina es voy pegada.
No sabía yo que esta frase sirviera para tantas cosas.
¡Voy pegao ahí!

6 comentarios:

ROBERTO ECHETO dijo...

El "cacho-habiente", ¡qué belleza, Juan Carlos!

El "porro-habiente". ¡Fin de mundo!

Juan Carlos Chirinos dijo...

a que dan ganas?

unocontodo dijo...

Y los chamos aquí, después que están fumados... dicen : "estoy pegao"....

Juan Carlos Chirinos dijo...

es que pegao da para mucho...

Anónimo dijo...

Cool blog, interesting information... Keep it UP »

Anónimo dijo...

Keep up the good work »