31 ago. 2006

Against the thumb


Por hacer una gracia le salió una morisqueta.
En tiempos de elecciones, no se puede poner cómico nadie ni tratar de ser más chavistas que Chávez, más "papistas que el papa" como dice la embajadora Mari Pili Hernández (sí, la misma que se quedó sin silla en la ONU al lado del presidente: ese día no le salía foto), que hoy revuelca (¿es una venganza?) a Juan Barreto en El Nacional y, veladamente (¿o no?), en su artículo sobre las expropiaciones de los campos de golf, lo llama (¡oh!, ¡sorpresa!) fascista:

"Los radicalismos no son otra cosa que fascismo del más puro. Las actitudes radicales no favorecen los procesos de cambio y menos aquellos que pretenden ser de carácter colectivista, puesto que el radical es aquel que no acepta, que es intolerante y que excluye a aquellos que piensan o se comportan diferente". ("Más papistas que el papa", El Nacional, 31 de agosto).

Tan linda, después se pone teórica y comienza el arroz con mango:

"Sería natural que una persona radical fuera de derecha, puesto que estos personajes le rinden culto al individualismo y rechazan cualquier cosa que pueda supeditar sus intereses particulares y ponerlos al servicio de los demás. Por el contrario, para quienes dicen creer en el colectivo y en la necesidad de colocar los intereses sociales por encima de los particulares, pareciera no tener mucho sentido tener comportamientos radicales, puesto que se debería partir del principio de que todos son importantes y de que "es mejor equivocarse con el pueblo que acertar sin él". ("Más papistas que el papa", El Nacional, 31 de agosto).

Qué primor. Y no se da cuenta de que los conservadores, la "gente de derecha" que llama ella, son reaccionarios, que es muy distinto (pero muy parecido en sus implicaciones violentas) a ser radical. Sí, radical era Stalin; Mussolini era reaccionario. Tal para cual.
Total, que supongo que el líder y única voz de la revolución ya mandó a tomar su cafecito a Barreto (que era lo que hacía Franco, otro reaccionario, para dar a entender que alguien debía ser elimininado), porque el siniestro ser que es vicepresidente del país, J. V. Rangel, ya le dijo a Barreto no te vistas que no vas. Con mi propiedad privada no te metas. Más detalles, aquí.
Por su parte, Barreto lame bota con fruición y avisa perrunamente en torno a su decreto de expropiación: "Dicha medida no compromete a nuestro líder, el presidente Chávez". ¡Viva el líder! ¡Sacrifiquémonos por el líder! Por cierto, que este fue el tema con que Umberto Eco, ese delicioso escritor, ganó un premio en la escuela, a la edad de diez años: ¿Debemos dar la vida por el Duce? Tal parece que Barreto escribiría el mismo ensayito (sólo que el Alcalde no siguió la senda semiológica y de novela edadmediopolicial, sino la de los medidos improperios).
Y como niño malcriado que no acepta que ha cometido un error, el Alcalde afirma, enfurruñado:
"No vamos a bajar la cabeza ante los atropellos que se llevan a cabo en el este de Caracas y asumir la necesidad de una paz sin principio que en nada beneficia al proceso revolucionario, porque supuestamente afecta las encuestas y asusta a un sector de la clase media".
¡Y si no hacen lo que yo digo, dejo de respirar!
Otro amigo mío especula (quizá no sin razón) que todo esto es una estrategia del gobierno para enturbiar el ambiente antes de las elecciones, con la finalidad última de que no haya comicios. Es una posibilidad que no debería ser descartada.
Lo que pasa también es que Barreto no sabe que, en ese jardín de infantes, el dueño de la pelota (de golf) no es él, y nadie se va a poner de parte del looser. Hay que recordar siempre el consejo de la mafia:
Si no sabes quién es el muerto, tú eres el muerto.

5 comentarios:

Amistoso dijo...

Oye viejo, el solo citar a mary Pili es como chimbo...

De resto esta interesante la diatriba entre JVR y Barreto..

Veremos que pasa...

Juan Carlos Chirinos dijo...

si te parece chimba la opinión de una de las más adictas a Chávez, no sé en quiéne stças pensando para citar. ¿Jesse? Ese no quiso decri ni mú porque "no estaba allí".
"Interesante" y "diatriba" son palabras curiosas para definir esta confrontación...

Anónimo dijo...

A ver si se llevan esta comida de las tortugas...tráiganle su pernil al Alcalde

Martha Beatriz dijo...

Uno a veces asume "estrategias" que son simplemente errores: yo no creo que la gente en realidad se alegre de las expropiaciones, y ahora menos que de manera indirecta el líder no las aprueba. Entiendo que hay implcicaciones diplomáticas y quizás eso sea lo que haya hecho que el Ejecutivo, que tanto esfuerzo ha hecho en lucir bien afuera se esté tratando de desligar de esta decisión. En fin, la incoherencia no es solo de MariPili. Un saludo.

Juan Carlos Chirinos dijo...

Implicaciones diplomáticas y que en el gobierno saben que a la gente en Venezuela la propiedad privada le importa mucho, y no estás dispuesta a entregar esa prerrogativa por ninguna revolución. "Con el trabajo c¡que cuesta tener uno sus coroticos no se va a poner a regalarlos porque sí", dirán...
saludos