2 jul. 2006

Duda cartesiana


Hoy en El Nacional, Elías Eljuri, presidente del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, hace la siguiente reflexión cuando Genaro Mosquera le comenta algunos académicos aseguran que estos hallazgos [los errores en el registro electoral, como los votantes centenarios, 20 mil nacidos el mismo día en la misma ciudad o los bebés con derecho a votar] , pequeños en términos absolutos, son evidencia de una manipulación mucho mayor del Registro Electoral, de la que no se puede determinar su verdadera magnitud:
Eso es una ingenuidad. Pensar que se inscribió un montón de gente un mismo día para hacer trampa y dejar un rastro tan evidente, como si eso no pudiera evitarse, es ingenuo. Estos hallazgos son imputables a errores de transcripción, fallas de control, y deben ser corregidos. Lo que pasa es que detrás de estas denuncias hay personas que, escudadas en su condición académica, hablan como políticos. Muchos de los partidos que ahora critican al Registro Electoral, cuando estuvieron en el gobierno y dominaban el CNE, no hicieron esfuerzo alguno por depurar a los fallecidos.
Sin duda el Consejo Nacional Electoral (antes Consejo Supremo Electoral) nunca ha sido un ejemplo de transparencia y pulcritud, pero ese no es argumento que conteste a la siguiente duda cartesiana: ¿somos los venezolanos tan ingenuos como para creer en los voceros de la oposición que dicen que esos errores invalidan el registro? ¿O somos tan ingenuos que somos capaces de creerles a los portavoces del gobierno que aseguran que han hecho un gran esfuerzo por depurar el registro electoral en estos últimos tres años?

¿Qué clase de ingenuo quiere ser usted?

No hay comentarios: