29 jun. 2006

Sic

2 comentarios:

(aka) Rodrigo Coll dijo...

Con Maripili hemos topado.

Eso, por cierto, me hace recordar algo. Hace meses, por motivos de trabajo, me tuve que reunir con una gente que trabajaba para una organización de Derechos Humanos pagada por el estado venezolano. La presidenta (una señora muy extraña, con un acento dificil de precisa) decía que lo mejor de trabajar en venezuela era, precisamente, el hecho de estar en un país con derechos humanos tan celosamente protegidos por el estado.

A la pregunta, razonable, de ciertos casos demasiado evidentes, la combatiente respondía, con desdén, que justo ese era el problema de la mentira de los medios de comunicación.

El caso, desde luego, estaba cerrado.

saludos por allá

Juan Carlos Chirinos dijo...

Sigo sin comentarios a esta declaración; así de estupefacto estoy. Casi he tenido que confirmarlas en varios medios, para asegurarme de que no fuera el invento de un periódico demasiado opositor. Pero no; es cierto, esta vicecancilleresa (¿se puede decir así?) ha dicho lo que ha dicho.
Y se ha quedado tan pancha.