12 may. 2006

El caimán


Tuve la oportunidad de disfrutar de esta, la nueva película de Nanni Moretti, cineasta comprometido como pocos. Aunque entré a la película con algo de aprensión (ya había visto La habitación del hijo y me había parecido un tostón), el tema que tocaba me empujó a meterme en la sala. Llegamos tarde, de todas maneras, pero no lo suficiente como para no meternos en la película y disfrutar de la feroz crítica que hace a Silvio Berlusconi y su gobierno. En clave de humor, pero también en clave de metalenguaje, el realizador italiano desarrolla la historia de un director que quiere hacer una película sobre Berlusconi. Moretti no duda ni un momento en utilizar imágenes de archivo y mostrar al Cavalliere, hoy en la oposición, en todo su esplendor: el momento en que en el Parlamento de Bruselas llamó a un diputado nazi, y luego se excusó diciendo que se trataba de su propio sentido de la ironía y el humor. Menuda pieza de política cerril. Total, si a sus ciudades, villas, pueblos, poblados o lugares llega esta película espero que no se la pierdan. O, en su defecto, que la alquilen cuando salga el dvd. Me parece que está concursando en Cannes, que comienza la semana que viene; pero sé que este año, en Italia, se llevó 6 David di Donatello, entre los que se cuentan mejor actor (excelente trabajo de Silvio Orlando, en la imagen de arriba: no resistí la tentación de hacer fotos con mi cámara cuando estaba viendo la peli, pensando en este post), mejor director y mejor película.
Una joyita para morirse de risa.