14 may. 2006

Ay, baronesa: el que tiene árbol de paja...


En un post anterior puse: "No se me escapa, como habitante de esta ciudad maravillosa que es Madrid, que la citada baronesa pueda tener intereses que van más allá de los pobres árboles del Paseo del Prado". Y hoy El País publica esta noticia:

Casi una semana después de que Carmen Cervera se anotara una victoria en el pulso que mantiene con Alberto Ruiz-Gallardón por la remodelación del eje Prado-Recoletos, al lograr que el alcalde de Madrid reabriera el periodo de alegaciones sobre la polémica reforma, ahora se ha sabido que la Fundación Thyssen-Bornemisza taló siete árboles y trasplantó otros 47 en 2002 para habilitar la zona donde se construyó un aparcamiento subterráneo, según informa la Cadena SER.

La noticia se desarrolla aquí. La concejala de Medio Ambiente no perdió la oportunidad para hundir más la puya (es que la venganza es un plato que se sirve frío):

La concejala de Medio Ambiente de Madrid, Paz González, ha afirmado hoy que "parece contradictorio e incluso incongruente" que la baronesa Thyssen haya criticado tan insistentemente el plan de reforma del eje Prado-Recoletos cuando la ampliación del museo Thyssen-Bornemisza ya supuso la tala de varios ejemplares. "Lo que me produce más lástima es que quizá los árboles del paseo de Recoletos se hayan podido utilizar como excusa y que el interés que se ha perseguido por algunas personas no es realmente el medioambiental o el de la protección del arbolado".

Lo que sí sé, a pesar de que la verdad se va ocultando (o la van ocultando) en este tipo de cosas, y al final nunca se sabe quién tiene la razón (y a pesar de que el Alcalde dio su brazo a torcer, y abrió un periodo de revisión del proyecto Prado-Recoletos); sé, repito, que Madrid es una ciudad cada vez con menos árboles, y yo sinceramente preferiría un árbol frondoso y de amplia sombra que un edificio monumental, sea del siglo que sea. Y por eso me seguiré sumando a las manifestaciones a favor de los árboles, obviando que, en el fondo, los que dirigen la ciudad sólo se interesan por sus propios asuntos. En sus conciencias quedarán sus razones. Allá ellos.
Ay, baronesa, te pillaron en falta. Qué pena.

Posdata perpleja:
Es muy fuerte. Es muy heavy. Originalmente, El País tituló la noticia: "Tita Cervera taló árboles durante una reforma del museo Thyssen en 2002". Y esta, su dirección original. Y de inmediato corrigió: "El museo Thyssen taló árboles para su reforma de 2002". Y esta su dirección original. Errar es humano, es verdad; pero en estos casos vale la pena ser suspicaz. Porque la inocencia del cuarto poder no es algo que se deba suponer de entrada. Por supuesto, ahora los dos links lo dirigen a uno a la noticia corregida. Menos mal que en mi programa de feeds quedan ambas direcciones. Que conste para que vean...

No hay comentarios: