2 ene. 2006

Contra los pupitres

Foto de Chcho Bello tomada de El Tiempo

Viene del francés. Pupitre. "Mueble de madera, con tapa en forma de plano inclinado, para escribir sobre él", dice el Diccionario de la Real Academia. Pues lo que yo digo, es un mueble "para escribir sobre él", no para estar cinco, seis horas, durante décadas, escuchando a alguien hablar, frente a una pizarra negra, verde o blanca. No hay nada más embrutecedor que un pupitre, y por eso tengo tiempo pensando cómo se puede librar la educación de estos incómodos muebles, de esta incómoda manera de "aprender". No se aprende nada, es mentira; a lo sumo, se condiciona, se domestica, se aborrega. Pero, ¿aprender? Ni de vaina. Quizá un remedio provisional sería regresar a las tablillas de barro (esas pda's de la Antigüedad) para hacer anotaciones rápidas, sentados cómodamente en un rincón, o caminando plácidamente por el jardín. Como lo soñaba Aristóteles y lo hizo realidad con la educación de Alejandro, de Ptolomeo, de Filotas, de Hefestión...

Pienso eso: ¡abajo los pupitres! Que la paideia de nuestro tiempo se aleje de una buena vez de los incómodos asientos donde los alumnos de Fray Luis de León oyeron aquel como decíamos ayer...

5 comentarios:

Raúl dijo...

¿Tienes idea si Aristóteles daba sus clases parado o sentado, debajo de una mata o hacía a la rueda rueda? ¿Le salieron várices mientras daba sus discursos? ¿Qué asientos tenían Alejandro, Ptolomeo, Filotas, Hefestión... mientras recibían la perorata del pana Aris?

aceinthehole21 dijo...

Love the blog! This is my new favorite, you took over my previous favorite http://electricaltech.blogspot.com/

Anónimo dijo...

En mi liceo faltaban siempre pupitres. Supongo que era un modo de revolucionar la educación, aunque los rumores eran que los adecos del Ministerio se rumbeaban los reales de los pupitres.
El tiempo no cambia.
Ahora falta oxígeno en los hospitales, pero Evo Morales tuvo una camapña bien cara en Bolivia y ahora firmaremos acuerdos para importar...para importar...¿tecnología boliviana?
Chico, yo en el fondo extraño mi pupitre.

Juan Carlos Chirinos dijo...

Pues, Raúl, durante los veinte años que estuvo con Platón en la Academia, supongo que se sentaba en algún lado; pero cuando tuvo la oportunidad de poner en práctica sus enseñanzas con Alejandro y sus amigos, el padre, Filipo, le puso a la orden el santuario de las ninfas en Mieza... supongo que se sentarían en algún lugar, pero de seguro no en pupitres; y mucha excursión: contra lo que se cree comúnmente, Aristóteles era, sobre todo, un experimentador, sometía a la experimentación todo el conocimiento. Las enseñanzas acromáticas del pana Aristóteles sería el mayor tesoro para Alejandro y sua migos. ¿Várices? ¿Esa no es una enfermedad de los animales sedentarios?
Anónimo: ese es otro tema, la corrupción que hasta los pupitres se roba; pero eso no quiere decir que no sean muebles incómdos para aprender, sobre todo si pasas horas allí sentado...

Chinasky00 dijo...

Deja que tomo nota...
He usado mas de una vez un pupitre para otras cosas que no sean anotar o "aprender". Se tendría que realizar unas alteraciones sobre la funcionalidad del pupitre en el Diccionario.