9 jul. 2005

ERNESTO CARDENAL o la VERGÜENZA AJENA

Eso es lo que me da leyendo esta basura propagandística (que he sacado de www.elmeollo.net) de este señor que sólo se ha arrimado a la brasa que más calienta."Una poeta australiana asistió junto conmigo a ese programa, y mientras él hacía una descripción del paisaje que nos rodeaba y los cerros en que una vez acampó Bolívar, ella le gritó: '¡Tú eres poeta!'".desde las genuflexiones lamebotas de Román Chalbaud no había leído adulación más lúbrica. ¿Cómo es posible que estos señores, supuestamente formados y con sensibilidad, se vendan por un plato de lentejas (en dólares, claro)?¿No les da vergüenza? ¿Creen que cuando muera el dictador de La Habana y la mediocridad esta que llaman Revolución Bolivariana acabe regresarán a lamerle las botas a EE UU, a Europa, a las oligarquías de sus países, con su cara de yo no fui, de yo soy muy sensible, muy artista, muy poeta, y nadie se va a acordar de esto?Yo no, al menos.A mí me dan arcadas sólo pensando en ellos.García Márquez da pena ajena, con su "amistad" con el dictador cubano, pero al menos uno disfrutó con sus novelas (no sé cuándo pueda volver a hacerlo: con el último bodrio, desde luego no); en cambio este poetica de pacotilla, cura alzado contra el fascista de su jefe polaco, pero apoyado por los poderes de su país, con la poesía de ese señor sólo cabe un gesto: leer a Andrés Eloy, que es igual de cursi y por lo menos es venezolano y no sabemos que haya puesto la lengua para lamer ninguna suela militar. Preferiría no saberlo. Y del cineasta mediocre ese, que tiene casi 50 años de vaca sagrada (ahora vaca bolivariana sagrada), no vale la pena casi nada, apenas Caín adolescente (cuando se le disculpaban las torpezas técnicas) y, si me apuran, El pez que fuma; pero no más allá.Lameculos.Son unos lameculos, y lo digo alto y claro:

LAMECULOS.




Venezuela: la revolución bonita ( Ernesto Cardenal )
En la ciudad de Valencia, en Venezuela, me contaron que una vez Neruda había llegado a dar una lectura de poesía y sólo había 30 personas. Acabo de estar allí en un Festival Mundial de Poesía (con poetas de los cinco continentes) y el auditorio no sólo se llenó sino que otro número igual de público quedó fuera y no quisieron retirarse, por lo que al terminar el acto tuvimos que repetirlo de nuevo para ese público que no alcanzó antes. En Caracas, en el Teatro Teresa Carreño en el que caben 2.500, para ese mismo Festival hubo que poner afuera una pantalla gigante por el gran número de gente que se quedó en la calle. Me dijeron algunos poetas que este apasionamiento por la poesía no había sido tradicional en Venezuela sino que era producto de la revolución. Me sorprendió en Venezuela que todos hablaban del "proceso", y otros, más explícitos, de la "revolución". En realidad es una revolución en proceso. Lo que se desconoce afuera. Sólo propagandizan el descontento de la oposición. Afuera no se sabe que en Venezuela está culminando una campaña de alfabetización, y que dentro de dos meses el analfabetismo será 0. La educación ahora se hace también en lenguas indígenas, que son 38; y se hacen publicaciones en esas lenguas. La lengua oficial ya no es sólo el español, sino lo son también las lenguas indígenas. Hay tres indios en la Asamblea, y hasta hace poco una india era Ministro (del medio ambiente). El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, es negro, y el Viceministro de Cultura, que fue el que propició este Festival Mundial de Poesía, me contó que habían publicado, para ser repartidos gratis en toda Venezuela, 25 millones de ejemplares, de libros de diversos títulos. Me dijo también que estaban creando una cadena de librerías para todo el país, y una distribuidora de libros, y una editorial del estado, de libros políticos, porque la población estaba muy deseosa de libros revolucionarios y casi sólo encontraba libros de derecha. (Como muestra de lo que es la derecha: el gran diario El Nacional, el día la inauguración de nuestro Festival de Poesía, no publicó de él ni una sola línea). La educación ha incorporado a millones que estaban excluidos de ella. Los planes de educación empiezan con los niños de un año. Las escuelas Bolivarianas, en las que no se paga nada, son para los niños que antes no podían pagar matrícula escolar. Son unas escuelas de educación integral, con almuerzo y meriendas, y con cultura y deportes además de la educación básica; y ya no son escuelas separadas de la comunidad como antes sino que son ellas mismas un centro en que se realizan tareas comunales. La Universidad Bolivariana, también gratis, es para todos aquellos que no podían pagar universidad. Hay también un contingente grande de estudiantes en Cuba, muy bien escogidos, con la prohibición de pertenecer a partidos políticos, y que se están formando para realizar en el futuro tareas de gobierno. Y otra cosa que supe en Venezuela es que el Presidente Chávez ha renunciado a su sueldo, el cual es destinado a pagar becas de estudiantes. En la ciudad de Mérida un joven poeta me dijo que las concentraciones políticas eran también educativas, y que él mismo, intelectual, aprendía de ellas, porque eran verdaderos actos culturales, con poesía y música y cantos y bailes. La revolución es en todos los órdenes, y en barrios, pueblitos y caseríos, se crean centros comunitarios con acceso a internet gratis para toda la población, con bibliotecas y lugares de danza y teatro. Se están instalando estadios y complejos deportivos, se edifican miles de casas para la población, y grandes edificios de apartamentos baratos. Se entregan títulos de tierra, con maquinaria y crédito y ayuda técnica. La Misión Barrio Adentro es para dar servicio médico a la población que no recibía esos servicios, incluso a las tribus indígenas. La mayor parte de esos médicos son cubanos, pues pocos médicos venezolanos llegan allí. Además de que todas las semanas va un avión a Cuba llevando y trayendo enfermos. Hay 40,000 soldados en campaña atendiendo la salud del pueblo. Otros abren caminos, construyen viviendas, organizan cooperativas, o ayudan en sus cultivos a los indios. Los pobres van con sus gallinas en los helicópteros y aviones del ejército, y la Marina atiende en sus necesidades a las cooperativas de pesca. Lo más importante es la confraternización de civiles y soldados, unidos en una sola revolución. El involucramiento de los militares en la revolución es muy grande, y pocos días antes que yo llegara tres generales habían pedido la baja para ser candidatos a gobernador, porque preferían liderar las masas a la carrera de las armas. Esta no es una revolución que acaba de improvisar el Presidente Chávez. Hay una entrevista de 15 horas que le hizo Marta Harnecker, y que constituye un libro, en la que cuenta que esta revolución la vino madurando, junto con otros amigos, desde que entró en el ejército, aunque su primera aspiración había sido ser pelotero. Él es de un pequeño pueblo de Venezuela, y era un niño descalzo que vendía dulces en las calles. Cuenta que desde que entró a los 17 años a la Academia Militar leía todo lo que caía en sus manos. En sus estudios de Ciencias Políticas se entusiasmó con Mao, un estusiasmo que tiene todavía, y desde entonces se le quedó grabado lo que decía Mao, de que "el pueblo es al ejército lo que el agua al pez". Desde entonces en su convicción de que ejército y pueblo debían estar unidos. Admiró la experiencia panameña de Torrijos, y la de la revolución peruana de Velazco Alvarado. No es marxista, dice él, pero tampoco antimarxista. Cree que la solución para Venezuela será otra. Ciertamente es anticapitalista, y profundamente antiimperialista. Insiste en que están haciendo una revolución democrática y pacífica. Aunque no desarmada, porque además del apoyo de la población, que es el del 80%, tiene el de las fuerzas armadas, que aunque no es total, dice él, es casi total. Además de esas dos armas, pueblo y ejército, tiene un arma más, un poco extraña, que es la Constitución Bolivariana. Esta no es una constitución cualquiera como las de nuestros países, sino que en ella están contenidas todas las transformaciones para una gran revolución, y como fue aprobada por un referéndum de todo el pueblo no podría ser modificada sino por referéndum. Con esta constitución, dice él, se está haciendo la transformación jurídico-política; la económica se hará con más calma. Este es un proceso sui géneris, dice Marta Harnecker, que rompe los esquemas preconcebidos de los procesos revolucionarios. La constitución Bolivariana, la única que no ha sido aprobada por un congreso, sino por millones de personas, consigna los derechos de los trabajadores, de los niños, la prohibición de privatizar el petróleo, la obligación de Estado de acabar con el latifundio, de apoyar a los pescadores artesanales y de elegir los sindicatos por la base, los derechos de los pueblos indígenas, el derecho a la información veraz. La Constitución ha sido editada en muchos tamaños, y en un tamaño pequeñito, casi miniatura, repartido gratis a todos, y que carga todo mundo y casi no hay venezolano que no haya leído. Es el programa de la revolución. Hay expertos populares en la Constitución, en la calles y los parques; y la derecha recurre también todo el tiempo a la Constitución. Cuando le dieron el golpe a Chávez, con un gobierno que tan sólo duró 37 horas, lo primero que hicieron fue abolir la Constitución. Y cuando el pueblo salió a las calles en todo Venezuela y rodeó los cuarteles y liberó a Chávez de su prisión, fue llevando en alto ese librito. Podrá pensarse que con Chávez Venezuela está dividida en dos partes iguales, pero no es así. La división es de un 80% (los pobres) y un 20% (los privilegiados), aunque en algunos casos, como el de las comunicaciones, ese 20% pesa más que el otro 80%. Los dos grandes partidos tradicionales, el de la democracia cristiana y el de la social democracia, son cadáveres. Los partidos menores cuentan aún menos, y están fragmentados. Chávez ha creado su propio partido, el de la Quinta República, que según me dicen es muy heterogéneo, compuesto de ex-militantes de los otros partidos, aun del comunista, y de muchos que nunca militaron en partidos. El término "bolivariano" que Chávez tanto usa no es una mera palabra sino que es la esencia de su revolución. Mucho se refiere a los "500 años": lo que hay que cambiar es lo habido por 500 años. O sea, completar lo que empezó Bolívar. Incluyendo la unificación de América Latina en una federación. También habla de que está en una batalla que definirá los próximos 200 años. Fidel le dijo en Cuba que lo que él llamaba bolivariano ellos allí le llamaban socialismo, pero que no tenía objeción si se le llamaba bolivariano, y tampoco tendría objeción si se le llamaba cristiano. Chávez tiene en contra a todos los medios de comunicación privados, y también los extranjeros. La oposición además recurre al terrorismo. Sus manifestaciones políticas son vandálicas. En Valencia me contaron que a unos estudiantes que regresaban de Cuba les quitaron sus valijas en la calle y su dinero y todas sus pertenencias. Más de 80 líderes campesinos han sido asesinados. Y un psiquiatra me contó que tienen que tratar a muchos pacientes afectados por las campañas de terror de la derecha. Los periódicos cada vez se venden menos por sus ataques a Chávez, y en consecuencia también han bajado sus anuncios. Y ellos mismos lo reconocen. Uno ve en las calles, al final del día, muchos bultos de El Nacional y El Universal sin abrir, que están siendo devueltos. La pregunta que se hace el pueblo es quién paga las pérdidas de esos periódicos. Y quién paga a los canales de televisión por dedicar su tiempo precioso, no a noticias ni anuncios, sino a ataques políticos. A Chávez siempre lo están caricaturizando esos medios, con un racismo nuevo que ha surgido en Venezuela. Se burlan de él por sus facciones y el color de su piel. Como hay partidarios suyos que le llaman Mi Comandante, la derecha lo ha apodado Mico Mandante: porque es mestizo o mulato o tal vez las dos cosas, y por el color de su piel un tanto cobriza. La campaña de la derecha es abiertamente anti-pueblo, y me contaron de un animador de televisión que a los pobres llama feos, desdentados y negros violentos. Los medios además están llamando a la insurrección. El irrespeto no tiene límites, y el presidente de un partido le gritó a Chávez en la televisión "¡El coño de tu madre!". ¿En qué país le han dicho así a un jefe de estado? "Creo que no he conocido otro país en que haya tal libertinaje en las comunicaciones", escribe Marta Harnecker. Con todo, ningún periódico ni televisión ni radio han sido cerrados. Y tampoco hay presos políticos. En Mérida nos hospedaron en un hotel donde también se hospeda Chávez cuando llega, y me contaron que entonces mucha gente, y sobre todo estudiantes, hacen vigilia allí toda la noche, esperando poderlo ver algún momento y platicar con él, y él suele salir, generalmente de madrugada, y los saluda y conversa con ellos. A Chávez lo acusan de populista, pero creo que eso no es cierto, y que es auténticamente revolucionario, aunque también es populachero. Su amor por el pueblo es evidente, y su predilección por los pobres. Le hablan de tú, sobre todo los más humildes. Recorre incesantemente el país, desde hace años, desde que se lanzó a la política por primera vez. Ha ido a pescar con indios que pescan con la mano o con una gran piedra, y les ha dado implementos de pesca. Cita a Bolívar a cada rato, y se lo sabe de memoria. Aunque habla muchas horas seguidas, el pueblo siempre está atento, y lo interrumpe en el momento debido, con aplausos, gritos, consignas, exclamaciones o abucheos, según lo que esté diciendo. Se parece a Fidel, en cuanto que los dos hablan tanto tiempo (cautivando al auditorio) pero Fidel es bastante serio, y él es bastante jocoso. A diferencia de Fidel, mucho habla de Dios y de Cristo en sus discursos. Hace muchas citas del Evangelio, y a veces son citas falsas, poniendo en boca de Cristo cosas que no dijo nunca, aunque en el mismo espíritu de las que dijo. No debo negar que encontré en Venezuela intelectuales honestos, algunos de ellos amigos míos, que se oponen visceralmente a Chávez. Pero para mí, su revolución bolivariana es como que Bolívar hubiera vuelto a Venezuela, de donde lo expulsó la oligarquía. Para mí se vive una auténtica revolución, y no es solamente un líder carismático, sino son millones de venezolanos que hay detrás. Es una revolución distinta de todas las otras, como son distintas todas las revoluciones. Tal vez lo más popular que tiene Chávez es su programa "Aló Presidente" de los domingos en la televisión, en el que está recibiendo llamadas telefónicas de todo Venezuela y departiendo con su pueblo por 5, 6 y 7 horas. Durante esas horas se paraliza casi todo Venezuela. Me contaba una escritora que su papá no se aparta de la televisión desde que comienza el programa hasta que termina. Otro me contaba de su hijo que está con cuaderno y lápiz tomando apuntes como en una clase, y le llama su "clase". Cada domingo ese programa se realiza en una localidad diferente. Cuando yo estuve fui invitado por Chávez a su "Aló Presidente" en una ciudad no muy lejos de Caracas y que duró 6 horas. Había grandes carpas con varios miles de personas, principalmente de gente humilde del lugar, sobre todo muchachos y muchachas, mezclados con ministros y altos funcionarios. Él estaba en camisa, ante una mesa en que había un mapamundi y lápices. Apuntaba lo que se le decía en las llamadas, y daba largas contestaciones muy detalladas haciendo frecuentes bromas, y el público también intervenía y bromeaba con él. Me di cuenta que es un hombre culto, que mucho cita autores y libros, y con frecuencia se refería a la Constitución levantando el libro que también él siempre anda consigo. Me pareció un caso único en el mundo, el de un jefe de estado en charla franca con su pueblo, los presentes y los ausentes, en un programa en vivo y durante tantas horas seguidas. Una poeta australiana asistió junto conmigo a ese programa, y mientras él hacía una descripción del paisaje que nos rodeaba y los cerros en que una vez acampó Bolívar, ella le gritó: "¡Tú eres poeta!". Es un torrente verbal, lleno de digresiones y digresiones de digresiones, pero retoma el hilo y vuelve a lo que había comenzado a decir. Y aunque habla sin parar también sabe escuchar, y se deja interrumpir. En aquel "Aló Presidente", una mujer del pueblo que lo llamó desde un rincón muy remoto del país, le quitaba la palabra: "Pero corazoncito escucha, no me dejas hablar, deja que te explique..." Esas llamadas las contestaba con lápiz en mano. Su manejo de cifras es como el de Fidel. Demuestra un gran conocimiento de la historia de Venezuela. También de la geografía en sus comparecencias públicas hace campaña para fomentar la lectura y recomienda libros y recita. Esa vez en atención a mí leyó un poema mío. Entre sus defectos está el ser impulsivo, el actuar con brusquedad a veces, tal vez con arbitrariedad; el ser demasiado exigente con sus colaboradores, por lo que es difícil trabajar con él, según lo reconoce él mismo. Pero admite fácilmente sus errores y sus fallas. En aquella ocasión le oímos echarse la culpa por decisiones equivocadas. La jerarquía católica es adversa a la revolución como en todas partes. Y, como en Nicaragua, es corrupta. El presidente de la Conferencia Episcopal es de los peores. El cardenal, ya fallecido, llegó donde Chávez cuando los golpistas lo tenían preso, y lo quiso presionar para que renunciara. En Caracas hay un edificio blanco muy grande y muy bello, que era la sede central de Petróleos de Venezuela. Allí la riqueza petrolera era administrada autónomamente sin que el Estado pudiera intervenir en nada, y se robaban esa riqueza. Sólo ahora, mediante la nueva Constitución el gobierno pudo tener control de la empresa. Chávez despidió a miles de personas corruptas, y sacó a todos los que estaban en ese edificio blanco, y convirtió al edificio en sede de la Universidad Bolivariana, la universidad de los pobres. Ahora miles de estudiantes pobres estudian allí, en relucientes oficinas con mullidas alfombras, baños de lujo y sillones de cuero. (Chávez antes estuvo pensando darles el palacio de Miraflores, porque decía que él podía acomodarse en cualquier parte). Antes la revolución venezolana tuvo que enfrentar un paro petrolero que por dos meses paralizó el país. Dañaron los pozos, las refinerías y las tuberías, cerraron las gasolineras, sabotearon los barcos, bloquearon los puertos. No había gasolina para los vehículos ni gas para las cocinas, y en muchas partes del país se cocinaba con leña. Al mismo tiempo se cerraron los supermercados y otros grandes comercios y las procesadoras y distribuidoras de alimentos. El gobierno tuvo que importar petróleo a los precios internacionales, y enormes cantidades de alimentos: carnes del Brasil, leche de Colombia, arroz y maíz de República Dominicana. También el gobierno instaló en todo el país supermercados populares, donde el pueblo podía comprar a precios más bajos, y éstos ya quedaron desde entonces. Los días de Navidad fueron pasados con estas carencias de todo, pero el pueblo no se rindió. Una española que estuvo en esos días y ahora ha vuelto, me contó que el pueblo lo aguantó con toda clase de inventivas y con humor. La colas eran enormes y para cualquier cosa, pero en esas colas no se amargaban ni culpaban Chávez. En el mismo domingo en que asistí al "Aló Presidente", todos los poetas del festival fuimos invitados a cenar con Chávez en el palacio de Miraflores. A pesar de que Chávez acababa de llegar del programa de 6 horas, tuvo antes de la cena un coloquio de más de dos horas con nosotros. Nos contó que en el salón en que estábamos había sido donde se habían reunido todos los golpistas, y donde el presidente de la Cámara de Empresarios se había autojuramentado a sí mismo como el único poder, aboliendo el Congreso Nacional, el Tribunal de Justicia y el Tribunal Electoral, mientras todos lanzaban vivas a la democracia. Unos irlandeses estaban haciendo un trabajo de cine en Miraflores cuando el golpe y filmaron esto, y Chávez nos dio copias de esa película. Fue el golpe militar más breve del mundo, pues los pobres rodearon Miraflores, además de que en todo el país el pueblo se volcó a las calles, los campesinos salieron a las carreteras, los estudiantes ocuparon las universidades y los trabajadores las fábricas, y los indígenas salieron de la selva. Cuando Chávez fue liberado de la isla donde lo tenían, ya el jefe golpista estaba preso. "La revolución bonita" le llama Chávez a la de Venezuela En la cena me tocó estar sentado al lado del Presidente. Mientras cenábamos se le acercó alguien a informarle de un intento de privatizar las aguas de Venezuela (lagos, lagunas, ríos, el Orinoco incluido) y me dijo él que eso iba contra la Constitución y lo pararía, que esa misma noche iba a llamar al presidente de la Asamblea, aunque era casi como la media noche. Después que él se hubo retirado, y nosotros ya lo íbamos a hacer, me dijo un empleado del palacio: "No se va a acostar; él se acuesta hasta muy tarde". Le pregunté a qué hora se levantaba, y me dijo: "Muy temprano". Chávez antes de irse me pidió la bendición. Me excusé, como a veces lo hago, diciéndole que ya estaba bendito. Pero él insistió, y vi que lo pedía muy en serio, y que eso era importante para él. Le di una bendición solemne a él y a su pueblo, y la recibió emocionado. Cuando regresé a Nicaragua, al sólo ver unos titulares de periódico cobré conciencia del abismo que separa nuestros dos países.

15 comentarios:

Topocho dijo...

Coño pana, leí tu post posterior a este y no entendía de que iba, revisando llegué a este, que imagino que es el objeto de tus críticas. Y he de confesar que si al principio tu tono me parecía un poco fuerte, después de leer una jalada de bolas de tal calbre sencillamente tengo que decir que te quedaste corto.

RomRod dijo...

así son, se les nubla la mente de una manera increíble y lo que les anima es que sigan llamándolos revolucionarios y poetas. A Cardenal, al igual que a muchos que apoyan la revolución bonita hace falta que les hagan un "reality check" y ponerlos a leer la sarta de sandeces que los chavistas y chavistos han colocado en nuestras leyes con el único fin de perpetuar su manera absoluta de ver las cosas. Son unos tipos que adoran a un caudillo sin ver que lo que realmente importa es el sistema que sea blindado a prueba del imbécil que nos pueda tocar en la cabeza del estado en un momento dado.

ROBERTO ECHETO dijo...

Juan Carlos, me alegra ver que 5 años después de nuestras primeras discusiones te das cuenta (y te pronuncias) sobre a calidad de estos jalabolas universales.

Ahora tendré que esperar otros 5 años para que te des cuenta de que no hay manera de sacarlos pacíficamente.

Juan Carlos Chirinos dijo...

en eso te equivocas, Roberto, la opción violenta no me parece la correcta, por más que Chávez esté armándose contra, supuestamente, un ataque de EE UU, cuando en realidad se arma contra los enemigos internos.
No veo que haya combiado mi postura de ahce cinco años; porque el hecho de que Cardenal y demás sinvergüenzas me parezcan un vómito en el Universo, no quiere decir que no me dé cuenta de que este vómito es la sustitución del vómito anterior o, mejor, es en loque el vómito anterior se ha convertido. No es que haya un antes de Chávez y un después de Chávez; eso es lo que han querido hacer ver los que están interesados, de uno y otro lado, en esto sea visto así. Y si no, ¿cómo expliclar a un ser oscuro, gris y mediocre como José Vicente Rangel, siempre nadando y guardando la ropa? ¿Cómo explicar a Alexis Márquez, Napoleón Bravo y otros que saltan de un lado para el otro, sin atinar a quedarse quietos en el lugar de los "que van a ganar"? ¿Cómo entender que en eso que se llama oposición no haya ni uno solo político capaz de desplegar un discurso distinto al del gobierno?
Polciías choros hubo, hay y habrá en Venezuela siempre; lo d ela matanza de los estudiantes de USM pudo haber ocurrido en 1955, 1987 ó 2005, y se trataría de la misma policía corrupta y malandra de toda la vida de Dios.
No, Roberto, no me he dado cuenta de nada nuevo: corroboro que para gente como Cardenal es muy fácil sentarse a pontificar desde la comodidad de sus hogares, sus viáticos, sus encuentros de poetas con los gastos pagos. Los Saramagos, los Cardenales, los Chomskys, los Romonets tienen toda la vida viviendo del cuento, incapaces de moharse un poquito como no sea por ellos mismos. Hay un libro muy mal escrito y lleno de odio que se llama "Turistas del ideal" donde gente como esta es retratada como s elo merece: con asco, de la manera más palurda, porque ni siquiera merecen un esperpento al estilo de Valle-Inclán.
Si tú defiendes la opción violenta, es tu decisión; yo no voy a caer en esa provocación aunque digas que lo digo porque estoy en España y no me hacen nada, sin recordar que toda mi familia vive allá, y que siempre es más jodido que tomen represalias contra la familia de uno que contra uno mismo. Eso es lo que quieren ellos: que les justifiquen sus tazones, sus amparos, porque a ninguno se nos olvida que asesinatos y persecuiciones políticas ocurren desde que mataron a Sucre en Berruecos.
Yo estoy absolutamente seguro de que esto que llaman quinta república no inició nada: ha afianzado la vagabundería de toda la vida, y si no, haz un recuento de los nombres que ocupan los puestos directivos: ¡es la misma gente! ¡Son los mismos josevicentes, los mismos aristóbulos que en su día bajaban la cabeza emocionados cada vez que CAP levantaba los brazos, o que Blanca Ibáñez se vestía de militar!
Esto no se ha acabado, ni ha iniciado nada, esto es la continuación, cada vez con más dinero y más voracidad, de lo que comenzó, como mínimo, con el golpe de estado que Rómulo Betancourt y Pérez Jiménez le dieron a Medina Angarita y que los adecos llamaron toda la vida "revolución de octubre".
Es eso.

ROBERTO ECHETO dijo...

Juan Carlos, está bien. ¿Y cómo hacemos entonces? Dime, por favor.

Elijah dijo...

Debo comenzar diciendo, que despues de leer todos los comentarios a este muy buen articulo de Juan Carlos, se mantiene viva la esperanza en mi. Muy bueno Juan Carlos (no voy a usar el mote familiar pa' no rayarte) te felicito y estoy de acuerdo con el 99.99% de lo que escribes. Si, Cardenal o como se llame ese, no es mas que el reflejo del "vividor del cuento," de aquel que descubrio que como no mucha gente sabe de ----- estan destinados y destinadas (para parafrasear el odioso uso del castellano, tan popular en la Vzla de hoy) a ser victimas de ella. Es el "centralero" que se camuflajea con lo "in" i.e. ser revolucionario--o revolucionaria, esta "in," te incluye, en que, no se. Pero tambien esta "in" pertenecer a una "oposicion" acefala, con mucho poder, pero poco seso y mucho menos "bolas." Juan Carlos, es que parece que olvidas que uno de los signos de debilidad del pueblo venezolano, es la cobardia. Somos muy habladores--de alli los grandes escritores que ha dado la nacion. No nos supera nadie--ni los franceses, usando el lenguaje mas entropico del planeta. De alli, que la gente, perdida e ignorante, vea un reflejo de si misma en chavez (en minusculas por razones obvias,) no ha existido en la historia de Vzla, un representante mas cobarde que "el presi" de marras. El ha sido el vinculo historico (suena "in" ?no es asi?,je) para aquellas fuerzas hispanoamericanas que desde el auge de la union sovietica, han urdido el suen~o marxista de control continental. Recordaras que el llego a la presidencia, en las barbas de un pais, aun acostumbrado a la buena vida (me incluyo "porsia") que nunca imagino que "ellos" (me refiero a los resentidos de siempre, aquellos que solo tenian poder en las universidades publicas--yo mismo cometi el error de llamar a la ucv, "el jurassic park de las ideologias"... miralos hoy, ministros de educacion superior y reverendos supremos de la nueva religion marxista en el pais--si, si tu sabes de quien hablo) pudieran alcanzar el poder con su vision tan trasnochada y su incompetencia manifiesta (las universidades publicas eran, son y me duele decir que seran, un desastre.) Pues bien, hablando de los "intelectuales" que defienden la mamarrachada venezolana (oh, cuanto me dolio lo de Noam--recordar que el mismo Heisenberg actuaria de forma similar para con un predecesor del chavismo tropikal) que otra cosa puede el petroleo a $60 el barril atraer, el petroleo es el excremento del diablo--Perez Alfonso dixit, y parafraseando a Sartre, las moscas van a "la merd." En cuanto a los locales, inmundicias como rangel, quien tiene en su record el voto que salvo a CAP, sin comentario. Yo mismo conozco demasiado bien a una "embajadorsita" en Belgica y Paises Bajos.Ja, mein leibern bruder, tu tienes razon, son los mismos. Las mismas moscas, que siempre han rodeado y rodearan el poder. La violencia, no es opcion, no porque sea violencia, sino porque la conflagacion marxistoide internacional "ha tempo" que se prepara y se arma para no ser evacuada del poder asi como asi. Lean a Cardenal, "multitud de "escogidos" en cuba preparandose para asuntos del gobierno" Los circulos de camisas pardas tropikales, de los cuales las manifestaciones de la caperucita oposicion ya han llevado su maja, y su conteo de muertos.Los simulacros de guerra asimetrica son solo la punta del iceberg, existe un plan mayor corriendo debajo, un plan que se financia con lo que mana de pdvsa. Aqui, me dirijo a Roberto, ?como crees que han de fajarse los venezolanos y venezolanas (uggh) si no hay forma para desenredarnos de esa tenaza que tiene 40 an~os deseando usar nuestro petroleo para dominar y controlar? ?En donde estan los medios finacieros, los lideres y los planes para evacuarlos del poder? Yo personalmente no creo que Jacobo o "Mencho" sean los crebros para retornar a la democracia... en todo caso la mujer venezolana ha demostrado tener mas de aquellas que su contraparte masculina--Maria Corina, ?sera ella el ejemplo a seguir? Esa es la pregunta que debemos hacernos ?estaremos dispuestos a abandonar la comodidad de nuestros mullidos sillones? ?Arriesgar la vida y la de nuestros seres queridos? Parafraseando a William Wallace: los venezolanos debemos hacer una eleccion; morimos hoy en las calles o morimos algun dia, muchos an~os en el futuro, cuando vengan a violar a nuestras mujeres a vandalizar nuestras casas, con tambores, banderitas y sones cariben~os de revolucion.

GJPW dijo...

Cardenal ha escrito varios artículos sobre Venezuela recientemente, todos igualitos al que pusiste arriba. El tipo esta pasando sus últimos años como cualquier otro pendejo sin frontera gringo o europeo, jalandole las bolas a Chávez.

No se si leyeron la columna de Joaquín Marta Sosa del año pasado, donde escribió sobre una conversación que tuvo con Cardenal en Caracas (la pego abajo). Aunque seguiré leyendo algunos de sus poemas, también estoy convencido de que Cardenal es un lameculo.

--Guillermo Parra

*

Los poetas no fueron a Turiaca

Joaquín Marta Sosa
El Nacional
1 Abril 2004

Han pasado más de veinte años (a pesar del tango veinte años es mucho) y el poeta está algo encorvado, las piernas dan la impresión de que soportan mal el cuerpo, pero sigue siendo la misma persona ensimismada, afectuoso por ráfagas, que me escucha como escrutando cada palabra con sus ojos serenos algo apagados.

Le cuento de Juan Carlos Zambrano, reventado a palos en un campamento militar, Turiaca, en cuyo estómago el forense encontró cabellos empapados por un kilo de mierda. Le recuerdo que en su país sucedió lo mismo y que siempre es por idéntica razón, la amenazante pérdida de apoyo por parte del régimen.

Pero Estados Unidos está metido aquí contra el Gobierno, me dice. Ya estamos bastante crecidos, alego, como para que Estados Unidos sea la coartada para defender sin más a cualquier gobierno. A mi no me importa lo que piense o planee el gobierno norteamericano con respecto a Venezuela. Él no me va a dictar mi moral política ni me va a marcar por donde pasa la línea que separa lo aceptable de lo detestable. Ese argumento, nos miramos a los ojos, huele ya a pura naftalina. A un gobierno se le apoya o se le resiste por lo que haga, no por los amigos o enemigos que exhiba.

Pero los medios de comunicación, replica, están todos en contra y lo atacan sin piedad.

Como contra todos los gobiernos anteriores le subrayo. Ellos fueron responsables en buena parte de la legitimación del golpismo chavista contra un gobierno electo tan legítimamente como el actual. Y varios medios y periodistas muy importantes estuvieron francamente al lado de chavismo en su campaña por tomar la presidencia, y le toleraron que cerrara el Congreso, que violara la Constitución entonces vigente, todo con el pretexto de que sólo él podía acabar con la corrupción y la podredumbre partidista.

La corrupción es hoy infinitamente mayor y con respecto a los partidos, al suyo lo ha sustituido por la dedocracia, una vieja forma de caudillismo intemperante y antidemocrático del que tenemos variadas noticias, y muy malas, a lo ancho de nuestra experiencia nacional.

Me mira el poeta, se queda callado. Y sé que no se trata de que esté de acuerdo conmigo sino que debe parecerle inoportuno contradecirme, a fin de cuentas teníamos más de veinte años sin vernos. Sin embargo, apunta, tiene mucho apoyo popular. Sí, nunca se ha negado, digo, pero más apoyo popular tiene hoy la oposición, por eso es que en contra de todo lo prometido recurre a todas las truhanerías para impedir un referéndum democrático, incluida la persecución contra quienes han firmado para que se convoque, con lo cual, le develo con una sonrisa amarga, todos tenemos derechos siempre y cuando seamos conjurados del Gobierno. Además, insisto, no ha hecho más que engordar la antigua herencia de corrupción e ineficiencia, a la que ha adosado una tenebrosa expansión del empobrecimiento. En este sentido sólo exhibe una espantosa deslealtad con la voluntad popular de quienes lo eligieron:
en vez de al futuro desde un mejor presente, los empuja a marchas forzadas hacia lo que de peor personifica a nuestro pasado.

Se calla. Me callo. Lo vienen a buscar para otro evento.

Bueno, se despide, que estés bien. Se aleja en medio de dos ujieres del que parece haber sido un evento bien organizado y eficiente (sugiero que sus responsables pasen a las más altas funciones de Gobierno a ver si algo se pone a marchar mejor, la cultura por ejemplo). Los poetas han sido bien atendidos, en hoteles al alcance de muy pocos, se les ha pagado con largueza, han viajado en primera.

Estupendo sin duda. Pero quisiera que el buen tratamiento a la poesía no esté reservado para los fieles y para los extranjeros que puedan exhibirse como joyas de la corona, y que a un festival, que se pretende “mundial”, se invite a todo alto poeta venezolano sin pedirle limpieza política de sangre.

Mientras me alejo del hotel voy rumiando que los poetas no fueron informados ni hubo acto alguno para llevarlos a Turiaca.

Aquí permanece el inerme asesinado bajo las órdenes de ese jefe militar a quien la protección y la complicidad oficialista han convertido en una oscuridad inaccesible, acaso pinochetista pero nunca gongorina.

Leamos, entre tanto, a Romeu, en una de cuyas caricaturas dice el personaje: “a mi me parece raro un líder sin delirios de grandeza, prepotencia, mala educación e hinchado como un globo.” Para saberlo ni siquiera necesitó pasar cerca de aquí.

Martha Beatriz dijo...

"Chavez me pidió la bendición", carajo, demasiado cursi, aún para un poeta . Juan Carlos, amigo, no puedo evitar ver exceso en tu parte del post, es más Cardenal lo dice todo...CAP se quedó clase media con estos "malos" de ahora - "ser rico es malo" - que están comprando conciencias y voluntades a diestra y siniestra. Yo misma accedí (sucumbí?) como "empresaria norteamericana"- ver mi blog - a asistir a un evento de negocios entre Estados Unidos y Venezuela, donde el Estado se dió el lujo de pagar 25 viáticos con todos los gastos pagos desde cualquier lugar de USA para asistir a un par de jornadas, que por supuesto estuvieron cargadas de "revolución bonita" y cuyos resultados superaron las expectativas, según todos ellos. Yo me digo como tú, como diría Mafalda "este es solo el contínuose del acábose" que ya los otros habían comenzado, y las salidas violentas que involucran vidas no me parecen la solución. La familia allá? Si preocupa, pero no todos consideran que lo que ocurre es malo, con trabajo honesto, sin venderse a nadie están más que sobreviviendo (la gente tomó conciencia de esto después del paro petrolero, hay que comer), aprovechando, el barril de petróleo a $60 y sabiendo que "mañana será otro día", donde se presentaran nuevos retos, nuevos líderes, y quizás la posibilidad de un gobierno maduro y no estos mamotretos que ya pintan canas (vamos para las 50 primaveras).

Maléfica dijo...

Pues su "jefe polaco" debió haberle dado con el báculo por la cabeza en lugar de sólo regañarlo.
Aunque no puedo negar que su escrito es un gran intento de pasar de la poesía al género "isla de la fantasia" (el avión jefe, el avión)

Juan Carlos Chirinos dijo...

sólo puedo responder que no debemos quedarnos callados nunca, nunca, y citando a Wallace que tanto le gusta a mi hermano (a mí también me encata la peli, pero al personaje histórico le pasaron cosas distintas) hay que disentir siempre, aunque te estén torturando. No hay que olvidar que el ser humano vive entre símbolos, y sin ellos desaparecería.
Que cada palabra nuestra sea un símbolo de resistencia.

Anónimo dijo...

Desde Bs.As, les envío una humilde invitación para mirar a Latinoamérica con ojos latinoamericanos.

http://www.juliocortazar.com.ar/cuentos/boca.htm

Todavía la unión, aunque parezcamos de planetas distintos, es posible.

Saludos.

Diego
Diegohg90@hotmail.com

Anónimo dijo...

Great work!
[url=http://kukzdijd.com/wzzg/wmjk.html]My homepage[/url] | [url=http://otfgqwub.com/sdhm/shpj.html]Cool site[/url]

Anónimo dijo...

Thank you!
My homepage | Please visit

Anónimo dijo...

Nice site!
http://kukzdijd.com/wzzg/wmjk.html | http://rremxtxy.com/yjgt/gwpi.html

Anónimo dijo...

no entiendo bien porque tanta bronca contra Cardenal y otros, que todos somos humanos y nos equivocamos, que todos somos distintos y me parece bueno, pero cuando hay que hablar del enemigo siempre le digo a mis hijos, podemos tener discrepancias entre nosotros, con nuestros vecinos, con nuestros amigos... pero quien es el enemigo lo tenemos bien claro, y es lo que no hay que perder de vista. y no es el pueblo norteamericano, sino Bush y otros 30 o 50 hijosdeputa que tiene el poder económico y político de cagarnos de hambre, de enfermarnos y vendernos los remedios a precio oro, de hacernos trabajar como animales y pagarnos como si hicieran caridad y cuantas barbaridades más...
Ese es el enemigo, que encima se divierte haciendonos creer que las diferencias son entre nosotros, los hermanos en desgracias, que no todos pensamos igual es cierto, pero todos somos víctimas de este sistema injusto sostenido por estos hijos mal paridos. Y no tengo pagina web o Blogger por eso no lo pongo pero mi nombre es Alicia y pueden contestar a mi correo mamalisia67@yahoo.com.ar