22 jul. 2005

EL CARADURISMO


-El presidente de Venezuela juró renunciar y cambiarse el nombre si no hacía desaparecer a los niños de la calle en cien días. Lo que desapareció en estos seis años fue la calle.
-Berlusconi publica un libro donde se burla de sí mismo y se llama analfabeto, para escarnio de sus contrincantes. Darío Fo lo resume así: "Siempre se puede reír tras la tragedia. En el fondo, también la de Berlusconi es la tragedia de un hombre ridículo".
-Bush y Blair (y Aznar, de asomao) dijeron que Sadam tenía armas de destrucción masiva que no encontraron. Eran armas para destruir la masa: ojo, señores de harina pan. Y tan tranquilos, siguen.
-Pinochet espera su muerte natural, haciéndose el anciano cuando le conviene para no ir a la cárcel, que sería lo menos que le puede pasar.
-Castro sigue chuleándose a todo el que puede, burlándose del mundo con su dictadura semicentenaria. Ahora sobrevive con los petrodólares que el tonto de Venezuela le regala a cambio de nada.
-Los regímenes totalitarios de Medio Oriente (¿sabemos cuáles son?) siguen tan campantes porque nadie se atrevería a hacerles un feo a los dueños del petróleo que son tan amigos de la familia Bush. ¿Alguien ha sobrevolado las ciudades de esos países en Google Earth? Es un ejercicio curioso.
-Las casas enormes con pisicina de Kabul no suelen salir en televisión, pero están, muy cerca de la embajada de Estados Unidos. Otra vez Google Earth nuestro que estás en los cielos.

No le veo la gracia, la verdad, a la necesidad de ser un mentiroso para ser político. El cáncer de la sociedad.

3 comentarios:

ROBERTO ECHETO dijo...

Juan Carlos, ese argumento de que en Irak no consiguieron armas de destrucción masiva es otra soberana estupidez de quienes andan con la "inteligencia" a flor de labios (como tú en este caso y perdóname que te lo diga). Chamo, ¿qué crees que son las bombas que explotan todos los días en ese pobre país? ¿Cuántos muertos hay cada vez que una de ellas explota? ¿Son o no son "armas de destrucción masiva"? No serán bombas atómicas, pero bomba es bomba y mata a qué jode gente.

No me vengas a decir que las bombas que trágicamente explotaron en Madrid y en Londres no califican como "armas de destrucción masiva"... La cantidad de muertos y de destrozos que hubo en ambas ciudades te desmentirían.

Lo dicho, querido amigo: el que en los países islámicos no haya la voluntad o no puedan controlar a los movimientos radicales que creen que el terrorismo es un arma válida de lucha política, justifica a EEUU, Inglaterra, a la misma España y a quien sea a meterse en esos países a neutralizar a esos grupos. ¿Es duro, doloroso e injusto? Sí.

Y ojo: para los países islámicos el terrorismo es lo que para Colombia es el narcotráfico y para Venezuela la inseguridad personal; es decir: plagas que tienen a la gente decente encerrada, asustada y con la pelona resoplándoles en el cogote todo el tiempo.

Juan Carlos Chirinos dijo...

Caramba, Roberto, pensé que cuando decía "armas de destrucción masiva" me estaba refiriendo a lo que Blair en su Parlamento, Bush por la televisión y Aznar desde Moncloa y sin consultar con nadie, decían: que Sadam era una amenaza porque poseía bombas químicas y atómicas. Esa fue la excusa para invadir Irak. Y te recuerdo, amigo, que Sadam era justamente uno de los pocos gobernantes del Medio Oriente que se oponía ferozmente a los terroristas y los fanáticos extremistas religiosos; de hecho, los persiguió con la saña que todo el mundo les conoce.
No hay que confundir los argumentos falaces de estos gobernantes para ir a una guerra incluso en contra de la voluntad de los pueblos que gobiernan (y te recuerdo, porque yo estuve allí, la manifestación del millón de personas en Madrid y los once millones en toda España que pedimos a Aznar que no entrar en esa guerra), con las bombas y atentados del terrorismo islamista y de los asesinos de ETA. No tiene nada que ver; y no eran esos ataques los que movieron a Bush y sus acólitos a atacar Irak; fue el petróleo, que en ese entonces manejaba Francia, razón por la cual Chirac se opuso a la guerra. Aznar, vuelvo a repetirlo, estaba llí de asomao y le procuró a los ciudadanos españoles el título de objetivos terroristas, como si no fuera suficiente ya el que perpretan los etarras.
En Irak, que era una dictadura sanguinaria (como en Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos, by the way), no había terrorismo antes de la invasión. Porque, te repito, Sadam era enemigo de Osama Ben Laden; Bush inventó una supuesta filiación entre ambos para quedarse con el poder económico d ela zona. Y si eso no se nota, vaya.
Así que no es esa agresiva "inteligencia" a que te refieres lo que yo planteo aquí; sino un hecho que todo el que se informe constata: que la excusa para invadir Irak era mentira, y que aunque esto es así, ni Blair ni Bush sienten que deban pedir perdón. A Aznar, mala suerte para él y su soberbia, lo hicieron perder las elecciones (eso sí, a costa de 192 personas muertas, entre españoles e inmigrantes, no hay que olvidarlo); pero no lo hicieron perder la convicción de que tenía razón, y te remito al libro de "memorias" de los ocho años que estuvo viviendo en La Moncloa.
Eso es tener caradura. Los políticos son gente que dice y hace mentiras y se quedan tan panchos.

Juan Carlos Chirinos dijo...

me olvidaba algo muy grave: Aznar repitió, una y otra vez, hasta el cansancio que "tenía pruebas" de que Sadam tenía bombas químicas y atómicas.
Mintió una y otra vez ante todos los españoles e inmigrantes que vivimos aquí, y ni una sola vez lo ha reonocido.
Y fueron ellos los que definieron lo que era un arma de destrucción masiva: la que los comisionados de la ONU obligaron a Sadam a destruir del 91 para acá. No digo que él no hubiera hecho bombas si lo hubieran dejado; el asunto es que no las tenía, que no era esa la razón por la que lo invadían, sino por la riqueza del país, el control geopolítico de la zona. Porque si fuera por eso, Éstados Unidos ya habría invadido Corea, y ni de vaina: ellos sí tienen bombas atómicas, y no representan un problema energético.