30 may. 2005

RECUPERANDO ARCHIVOS DE ULTRATUMBA: ©SOY DE LOS ANDES

laguna Victoria, en Los Andes venezolanos


En un post anterior, Tesne me preguntó qué opinaba de creative commons, y me fui a la página en cuestión para informarme un poco y poder decir algo. Lo que leí (ellos abogan por manejar los derechos de autor con flexibilidad y responsabilidad) me recordó una anécdota que me contó la doctora Isabel Aretz en la Fundación de etnomusicología y folklore, donde tuve la suerte de trabajar un tiempo. Una vez, ella y su marido, Luis Felipe Ramón y Rivera, autor del famoso Brisas del Torbes, estaban en un pueblo por allá en el páramo andino, donde el diablo perdió el tridente. Estaban, como de costumbre, investigando las tradiciones y la música de la zona, y por eso asistían a una boda que tenía lugar esa noche en el pueblo. Una de esas bodas andinas con aguardiente, tequeños, trocitos de carne y arepas de trigo con queso, me imagino. Y músicos, desde luego. Entre las canciones que tocaron esa noche para deleite de los novios, el grupo interpretó la famosa canción, cuyo estribillo celebérrimo conocemos todos los venezolanos: Soy de los Andes, /soy todo corazón, /soy como el ruiseñor /que canta y es feliz. Desde luego, el maestro Luis Felipe sintió una comprensible emoción al escuchar su canción tan lejos. La emoción se volvería sorpresa y luego placentera estupefacción cuando la doctora Aretz les preguntó a los músicos cómo se llamaba la canción.
-Se llama "Soy de los Andes".
-¿Y de quién es? -volvió a preguntar, intrigada.
-¿De quién va sé? ¡Puej de nojotros!
La seguridad del músico no dejaba lugar a dudas y ellos prefirieron guardar discreto silencio. Porque en ese momento entendieron que Brisas del Torbes había dejaqdo de ser una canción de Luis Felipe Ramón y Rivera para pasar a ser una "canción de nojotros". Tal vez lo mejor que le puede pasar a un artista en su vida. Quizá en ese momento el compositor sintió el mismo placer que sentiría el probable Homero de la Ilíada o el dudoso Per Abat de El Cid: el placer de ser un autor de la tribu. De esa manera el artista perdura para siempre en la conciencia de los seres humanos. Con esta esperanza escribimos, componemos, creamos todos los que lo hacemos; los problemas comienzan cuando hay que pagar las facturas...

3 comentarios:

Kira dijo...

Hola Juanca
Me alegro que hayas recuperado tus posts. Muy bueno este que acabas de publicar.

Juan Carlos Chirinos dijo...

gracias Kirita. Voyt recuperando archivos, pero poco a poco porque es un fastidio montar todo otra vez...

Tesne dijo...

Hola!
di con tu post casi que por casualidad, veras: estaba leyendo esta noticia y visite el sitio que dice allí www.technorati.com más que nada por curiosidad, y tambien por curiosidad hice una busqueda con mi nick y encontré tu post. De verdad que me gustó esa opinión, si como artista debe ser muy agradable ver como una creación de uno se vuelve algo "universal".